Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madina dice que Urkullu está "preso de cierto nerviosismo" y pide "prudencia y diálogo" para gestionar el proceso

El cabeza de lista del PSE-EE de Vizcaya al Congreso, Eduardo Madina, ha señalado, ante las peticiones de adelanto electoral y acercamiento de presos realizadas en los últimos días por parte del presidente del EBB del PNV, que Iñigo Urkullu está "preso de cierto nerviosismo" y ha solicitado "prudencia, serenidad y diálogo" para gestionar el proceso de paz.
Madina ha realizado estas declaraciones tras la ofrenda floral que ha realizado en el monumento a las víctimas del terrorismo de la localidad vizcaína de Basauri, segunda con mayor número de personas asesinadas por ETA, según ha destacado.
El dirigente socialista ha señalado que las palabras 'elecciones y ETA' "no pueden ir en el mismo párrafo" y ha recordado que, en los últimos días, Urkullu "ha coincidido con la izquierda abertzale pidiendo que se adelanten las elecciones desde un análisis de ilegitimidad del Parlamento vasco, al día siguiente ha ofrecido los votos del PNV a Rajoy, por el camino ha dicho que Zapatero es un hombre de Estado y en el camino también ha dicho que convendría acercar presos".
Madina ha recordado que él mismo lleva pidiendo el acercamiento de reclusos desde hace 12 años y que, en el debate de política general del Parlamento vasco, el lehendakari López marcó "una hoja de ruta para la estabilidad plena de la paz" y, en uno de sus puntos, también, se refirió a esta cuestión.
Asimismo, ha dicho que el presidente del PNV parece haber "olvidado" que este miércoles por la mañana, en la reunión que ha tenido en La Moncloa con el presidente del Gobierno "ha mantenido una posición razonable de que en un mes habrá elecciones y que será el nuevo gobierno el que deberá adoptar decisiones de cara al futuro".
En ese sentido, ha manifestado que Urkullu "está preso de cierto nerviosismo" al defender "cuatro cosas tan distintas en una misma semana".
Por su parte, Madina ha pedido "prudencia, serenidad y diálogo". "No hay prisa, han sido muchos años de lucha, sólo queda un mes para un nuevo gobierno. Desde La Moncloa se dirigirá, espero que con claves de diálogo -si ganamos nosotros sin ninguna duda-, el nuevo futuro de este país en una etapa posterrorismo", ha prometido.
HOMENAJE A VICTIMAS
Junto a varias decenas de personas y acompañado por el cabeza de lista al Senado por Bizkaia, Dimas Sañudo, la vicepresidenta de las Juntas Generales de este Territorio, Begoña Gil, la exalcaldesa de Basauri, Loly de Juan, y el portavoz del PSE en Juntas Generales y secretario de Organización vizcaíno, Iñaki Egaña, Madina ha tributado un homenaje a las víctimas del terrorismo basauritarras aprovechando que iba a celebrar un acto comarcal del partido en el centro cívico Basozelai del municipio.
El cabeza de lista al Congreso del PSE ha querido con este tributo poner "en valor" a los actores, asociaciones, víctimas, pacifistas y sociedad en su conjunto, que "han forzado" a ETA a declarar su cese definitivo. "Nosotros lo vivimos como una gran victoria de esta sociedad y de la utilidad de los procesos democráticos, de las instituciones, del esfuerzo de una sociedad que decidió levantarse un día contra el fascismo de ETA y dar paso a paso hasta conseguir la declaración de ETA", ha destacado.
Ha valorado la posición política del lehendakari por pedir "prudencia" y ofrecer "generosidad", al tiempo que ha convocado una ronda de conversaciones para "fabricar un nuevo tiempo en claves de convivencia y de explotación del derecho a convivir sobre el marco del Estatuto, sobre el que se sustenta el futuro de este país".
Ha asegurado, además, que su partido se presenta a estas elecciones como "garante de las libertades de ciudadanía y de la profundización de derechos de la sociedad vasca, que ha estado amenazada durante cinco décadas por una banda de asesinos totalitarios que han querido imponer a todos sus formas de entender la vida y la muerte".