Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una juez no asociada de Madrid, la aspirante al CGPJ con más avales, por encima de presidentes de TSJ y miembros del TS

En el listado figuran, entre otros, Grande Marlaska, las esposas de Conde Pumpido y José Antonio Alonso, y la juez María Tardón
La magistrada Rocío Pérez Puig González, con 24 años de ejercicio y actualmente en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid, encabeza, por número de avales, la lista definitiva de 54 jueces y magistrados que aspiran al nuevo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que ya está en manos de los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado para proceder este mes a la renovación de la institución.
Las Cortes Generales deben elegir 20 vocales, la mitad en el Congreso y la otra mitad en el Congreso. Se trata de doce jueces y magistrados propuestos por asociaciones y compañeros de profesión, y ocho juristas (catedráticos o profesionales del Derecho) promovidos por los grupos parlamentarios. El presidente de la institución y del Supremo, puesto que ocupa Gonzalo Moliner, se elige después y no pasa por las Cámaras.
Las Mesas del Congreso y del Senado han distribuido a los grupos un listado definitivo con 54 jueces y magistrados candidatos a convertirse en vocales del CGPJ --había 55 pero uno ha renunciado-- un a vez que han pasado el filtro de la Junta Electoral, que debía comprobar los requisitos formales de presentación como encontrarse en activo, estar avalados por una asociación judicial o por más de 25 jueces en activo y que los avalistas no hayan respaldado a más de 12 candidatos cada uno.
Además, las Cámaras han abierto un plazo de 15 días hasta el 24 de septiembre, que es cuando expira el mandato del actual Consejo, para que los partidos propongan nombres para el cupo de juristas de reconocido prestigio.
Los juristas que optan a ser vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) han logrado un total de 2.925 avales para presentar su candidatura a pesar del boicot promovido por las asociaciones de jueces y magistrados, salvo la mayoritaria, que eran contrarias al nuevo modelo de órgano de gobierno de los jueces.
Según los datos obtenidos por Europa Press, una docena ha sido avalado por la Asociación Profesional de la Magistratura, de carácter conservador y mayoritaria en la Carrera Judicial, cerca de una veintena no están asociados y otros tantos han presentado avales independientes aunque estén afiliados a las organizaciones que se autoexcluyeron del proceso. La asociación Francisco de Vitoria, Jueces para la Democracia y Foro Judicial Independiente llamaron a no participar en las elecciones.
Algunos de los candidatos afiliados a alguna de estas tres organizaciones han logrado avales individuales hasta doblar y triplicar los 25 mínimos exigidos con la nueva ley.
APOYOS
Por número de apoyos, la lista de jueces y magistrados candidatos está encabezada por Rocío Pérez-Puig, de la Audiencia de Madrid, que con sus 210 avales supera al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, Juan Martínez Moya, con 155 firmas y miembro de la APM; al presidente de la Audiencia Provincial de Cádiz, Manuel María Estrella Ruiz, que ha logrado 128 apoyos pese a no estar afiliado; y al presidente del Tribunal Superior de Navarra, Juan Manuel Fernández Martínez, miembro de la APM con 115 avales.
La Asociación Profesional de la Magistratura (APM), la única que ha participado en este proceso pues el resto ha renunciado a presentar propuestas, ha promovido una docena de candidatos, que no han tenido la necesidad de aportar avales.
Entre ellos un magistrado del Tribunal Supremo --José Manuel López García de la Serrana, que presidió la APM en una etapa anterior--, dos presidentes de Audiencia Provincial --Fernando Lacaba, de Girona, y Carmen Llompart, de Valencia--, y un presidente de sala de Tribunales Superiores --José Antonio Ballestero, del TSJ de Galicia--.
Otros magistrados del Supremo que aspiran a entrar en el CGPJ son Pilar Teso, Rafael Fernández Valverde, Joaquín Hueling, Wenceslao Olea y Clara Martínez de Careaga --esposa del exfiscal general del Estado Cándido Conde-Pumpido y miembro de Jueces para la Democracia--.
En la relación de aspirantes figuran también el presidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Ignacio Espinosa; la magistrada de lo social de Madrid Celima Gallego, esposa del exministro socialista José Antonio Alonso; el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, que vuelve a competir; la juez de violencia de género de Madrid María Tardón, y los presidentes de las Audiencias Provinciales de Castellón y Pamplona, Carlos Domínguez y Esther Erice.
Y junto a ellos se encuentran el expresidente del TSJ del País Vasco Fernando Ruíz Piñeiro y la ex presidenta de la Audiencia de Guipúzcoa y ex viceconsejera de Justicia vasca, María Victoria Cinto Lapuente; el exdecano de Palma, Pedro Barceló; el magistrado de la Audiencia de Huelva José Manuel Balerdi.
Además de seleccionar doce nombres de ese listado de jueces, los partidos deben proponer a ocho vocales de entre juristas de reconocido prestigio, para lo cual han de presentar candidatos y suplentes.
La reforma de la ley del CGPJ impulsada por el Departamento de Alberto Ruiz-Gallardón introdujo este año un cambio en el sistema y es que el Consejo se puede dar por renovado y constituirse si al menos una de las dos Cámaras logra elegir sus diez vocales con como mínimo tres quintas partes de los votos; esto es algo que el PP puede hacer unilateralmente en el Senado, donde cuenta con una amplísima mayoría, aunque no en el Congreso.
Ese cambio ha sido muy criticado por el PSOE, que ya ha advertido al PP de que este punto de partida hace "muy difícil" la negociación para sumar los votos necesarios en el Congreso, tres quintas partes del Pleno. "Para que haya una negociación tiene que haber una mínima situación de igualdad entre las partes que se sientan a negociar", y no la amenaza de que, si no hay acuerdo, se eligen los vocales en el Senado, aseguró recientemente a Europa Press Soraya Rodríguez, portavoz del PSOE en el Congreso.