Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrigal regula el reconocimiento de recompensas a los fiscales, que prohíbe que las obtengan los sancionados

La Fiscal General del Estado, Consuelo Madrigal, ha dictado una Instrucción para regular el reconocimiento de recompensas en la Carrera fiscal, que son las menciones y concesiones por el Gobierno de la Orden de la Cruz de San Raimundo de Peñafort a los fiscales que "pueden ser acreedores de recompensa por su apreciado nivel de competencia" El documento, que tiene fecha del pasado mes de abril, tiene como objeto "dotar de mayor transparencia a las reglas de tramitación del procedimiento a través del cual serán considerados los méritos honoríficos contraídos por los miembros de la Carrera Fiscal en su desempeño profesional".
La Fiscal General del Estado, Consuelo Madrigal, ha dictado una Instrucción para regular el reconocimiento de recompensas en la Carrera fiscal, que son las menciones y concesiones por el Gobierno de la Orden de la Cruz de San Raimundo de Peñafort a los fiscales que "pueden ser acreedores de recompensa por su apreciado nivel de competencia"
El documento, que tiene fecha del pasado mes de abril, tiene como objeto "dotar de mayor transparencia a las reglas de tramitación del procedimiento a través del cual serán considerados los méritos honoríficos contraídos por los miembros de la Carrera Fiscal en su desempeño profesional".
En todo caso, la Instrucción recuerda que "ningún Fiscal podrá ser propuesto para recompensa si en los dos años anteriores fue corregido disciplinariamente, y mientras no se cancele la anotación de sanción en el expediente personal del interesado".
Se regula que estas recompensas, es especial las denominadas "raimundas", partan a iniciativa de los fiscales jefes que deberán especificar los especiales méritos individualizados de los fiscales propuestos ante la posible concurrencia de más agraciados que condecoraciones.