Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maíllo afea al PSOE que "le diga al Rey lo que tiene que hacer" y cree que ya ha comprobado que "Iglesias no es de fiar"

Deja claro que el PP no apoyaría un Gobierno de socialistas y Ciudadanos y vería "incoherente" que Sánchez se lo pidiese
El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, ha reprochado este lunes al PSOE que "trate de decirle al Rey lo que tiene que hacer" con su insistencia en que corresponde al presidente del Gobierno en funciones y líder 'popular', Mariano Rajoy, presentarse primero a un debate de investidura.
Además, ha opinado que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ya pudo comprobar el pasado viernes "en sus propias carnes que Pablo Iglesias no es de fiar" y que lo que quiere no es gobernar, sino quedarse con los votos del PSOE. A su juicio, Sánchez está "descolocado" y sólo piensa en gobernar, cuando "su reacción debió de ser mandar a paseo a Pablo Iglesias".
En declaraciones a Telecinco, recogidas por Europa Press, Maíllo se ha referido así a la oferta que hizo la semana pasada el líder de Podemos, reclamando al PSOE un gobierno de coalición, y a la respuesta de los socialistas, que insistieron en que aún es el momento de Rajoy. A su modo de ver, lo que están haciendo PSOE y Podemos es "escenificar" quién es el culpable de que se repitan las elecciones.
En ese sentido, les ha avisado de que no pueden "utilizar" a Rajoy para que se presente a un debate de investidura y, de ese modo, empiece a correr el plazo de dos meses para que, si no hay Gobierno, tengan que convocarse nuevos comicios.
Maíllo ha defendido que Rajoy ha sido "profundamente honesto con los españoles" y que si no se tiene mayoría suficiente hay que declinar la investidura. Lo que sería "inédito", ha dicho, es que un candidato se presentase al pleno del Congreso y recibiese el rechazo de la Cámara.
También ha expresado sorpresa por las voces que apuntan a que Rajoy puede ser el obstáculo a un Gobierno de coalición, porque es él quién ganó las elecciones y porque lo sorprendente es que "quien ha perdido no haya asumido responsabilidades", sobre todo porque el propio Pedro Sánchez dijo que no ganarlas seria un fracaso.
El dirigente 'popular' ha asegurado que el PP sigue teniendo la mano tendida al PSOE y a Ciudadanos y ha añadido que si no ha concretado su oferta de pacto a los socialistas es porque Sánchez no quiere sentarse con ellos.
Eso sí, ha dejado claro que el PP no contempla la posibilidad de apoyar un Gobierno del PSOE que cuente con el apoyo de Ciudadanos, como ha sugerido en alguna ocasión la formación naranja. "No se puede rechazar a quien ha ganado las elecciones y al cuarto de hora pedirle el apoyo, es incoherente y en ese juego no vamos a entrar", ha dicho.
INTENTARÁ UN ACUERDO HASTA EL ÚLTIMO DÍA
Para Maíllo, lo mejor sería un acuerdo estable entre PP, PSOE y Ciudadanos y ha asegurado que su partido seguirá intentándolo hasta el último día. Según ha dicho, el PP no tiene líneas rojas y está dispuesto a discutir sobre cómo consolidar la recuperación o hablar incluso de la reforma constitucional.
Eso sí, se ha reído cuando se le ha planteado la posibilidad de ofrecer a Sánchez una vicepresidencia del Gobierno, y se ha limitado a decir que están dispuestos a negociar un acuerdo de gobernabilidad, de apoyo o de abstención activa, con o sin programa. "Cualquier opción es válida", es positiva", ha afirmado.