Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maneiro exige a Maroto y Alonso que reconozcan el perjuicio causado y pidan perdón a los vitorianos

El portavoz de UPyD y parlamentario vasco, Gorka Maneiro, ha exigido al ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, y al vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, que "reconozcan, cuanto antes, el perjuicio causado y pidan perdón a Vitoria y a los vitorianos".
Maneiro se ha referido, de esta forma, al hecho de que el Tribunal de Cuentas del Estado haya condenado a Alonso y Maroto por causar un perjuicio económico de 393.000 euros a las arcas públicas, al firmar, durante su etapa al frente del Ayuntamiento de Vitoria, un contrato público con un empresario a un precio considerado muy superior al de mercado.
El dirigente de UPyD ha señalado que la sentencia "reconoce que los hechos juzgados son muy graves porque los representantes políticos" deben "pensar siempre en el interés general de los ciudadanos y lo que el Tribunal de Cuentas viene a demostrar es que gestionaron indebidamente el dinero público, es decir, que se les condena por perjudicar a los vitorianos y beneficiar a un particular".
"Tanto Maroto como Alonso deberían reconocer cuanto antes los hechos ocurridos y pedir perdón a Vitoria y a los vitorianos. Que no culpen a otros y asuman su responsabilidad política, que no desvíen la atención", ha indicado en referencia a las acusaciones realizadas contra el PNV por los representantes populares por el 'caso de Miguel', de presunta corrupción en Álava, en el que están encausados excargos jeltzales.
Por último, Maneiro ha dicho que "es cierto que el PNV está gravemente afectado por el 'caso De Miguel', pero desviar la atención para no asumir las responsabilidades propias no es algo muy valiente, es justo todo lo contrario".