Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pilar Manjón deja la Presidencia de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, que asume su exmarido

Pilar Manjón ha dejado este fin de semana la Presidencia de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, al frente de la cual ha estado durante los últimos doce años, y ha dado el relevo a una nueva Junta Directiva encabezada por Eulogio Paz, su exmarido y padre de Daniel, fallecido en los atentados de 2004.
La asociación celebró este sábado su Asamblea anual y Pilar Manjón, como ya había anunciado, dio el relevo a un nuevo equipo. El nuevo presidente será Eulogio Paz y Manjón seguirá teniendo un cargo en la nueva Junta Directiva.
En una carta de despedida a los socios, Manjón explica que no dimite ni la echan, sino que simplemente da un paso atrás después de doce años "por estética" y por "ética". "Si pedimos a los políticos que se vayan y no se aferren a sus cargos pasado un tiempo lógico y prudencial, también nos lo debemos pedir a nosotros", asume.
En su misiva hace un repaso de sus años en primera línea, cómo se fue gestando la asociación, la comisión de investigación celebrada en el Congreso y también los momentos duros vividos, con "insultos" y "desprecios". "Y ahí seguimos, unidos como una piña, haciendo frente a los maledicentes y no dejando ver el daño que nos producían, porque son sádicos y disfrutan del dolor ajeno", desprecia.
Manjón también evoca el largo juicio por los atentados, las sentencias de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo o cómo algunos de los condenados han ido saliendo de prisión durante estos años.
Además, agradece los gestos de apoyo y solidaridad de todo el pueblo desde el mismo día 11 de marzo y celebra que la asociación ha logrado "la unidad" como principal valor, manteniéndose "equidistantes de ideologías políticas, razas y religiones".