Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo abogado de Manos Limpias en los ERE "deplora" los "espeluznantes" hechos que afectan al sindicato

El abogado que se ha personado para representar al sindicato Manos Limpias en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares ha remitido un escrito a la juez María Núñez Bolaños en el que dice "deplorar firmemente" los "espeluznantes" hechos que afectan al secretario general de esta organización, Miguel Bernad, en relación a la investigación abierta por la Audiencia Nacional.
En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el letrado, Rafael Prieto Tenor, aclara que "no ostenta cargo orgánico alguno" en el sindicato y, en relación a la investigación abierta en la Audiencia Nacional y que implica a Bernad, asevera que "no obstante el respeto a la presunción de inocencia que ha de presidir nuestro Estado de Derecho, se aparta completamente de sus actos y de cuantas actuaciones presuntamente espurias exista rastro en las presentes diligencias".
Al hilo de ello, y en su escrito de personación en la causa, el abogado explica que su actuación "es fruto de una encomienda absolutamente desinteresada, no obteniendo ni un solo euro de Manos Limpias ni de terceros --más al contrario, asumiéndose gastos y dispendios de todo tipo--, moviendo a este abogado la exclusiva convicción de que su tarea debe ser un beneficio para la sociedad civil, que es la principal interesada en que las acusaciones fundadas se mantengan hasta el final y se lleve a buen término el procedimiento".
"NEGOCIACIONES, MANIOBRAS ESPURIAS O PRESIONES"
El letrado, que se ha personado en el caso tras la renuncia del abogado y el procurador que han representado al sindicato desde casi el inicio del caso ERE en 2011, pone de manifiesto que su actuación en los ERE es "completamente ajena a la defensa o justificación de personas física o jurídicas" y "se ha asumido bajo esta indispensable e innegociable premisa".
Esta renuncia, cabe recordarlo, se produjo tan sólo dos días antes de la operación 'Nelson' que concluyó con la detención del responsable de Manos Limpias, Miguel Bernad, y del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, entre otras personas.
Para finalizar, asegura que, "en el caso de que se percatase de que por parte de su cliente o por terceros existe una motivación procesal ajena al beneficio para la sociedad civil, presentaría inmediata e irrevocable renuncia, amén de denunciar ante los juzgados y tribunales las negociaciones, maniobras espurias o presiones".
De su lado, la juez Núñez ha vuelto a dar por personado como acusación a Manos Limpias en el caso ERE después de que esta organización haya logrado designar una nueva procuradora, aunque ha acordado pedir a la Audiencia Nacional testimonio de la causa donde se investiga al sindicato por la "posible comisión de ilícito penal" y le ha preguntado "si se ha adoptado medida cautelar alguna con respecto al propio sindicato y su actividad".
NÚÑEZ PODRÍA EXPULSAR A MANOS LIMPIAS DEL CASO
De este modo, la instructora ha acordado librar exhorto al Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional a fin de que remita testimonio "de las resoluciones o particulares" de las diligencias previas "relativas a la posible comisión de ilícito penal" de Manos Limpias "en el ejercicio de la acción de acusación particular" en la causa de los ERE.
Asimismo, le pregunta "si se ha adoptado medida cautelar alguna con respecto al propio sindicato y su actividad".
Fuentes del caso consultadas por Europa Press han destacado la importancia de la providencia dictada por la magistrada, puesto que, en función de la información que reciba procedente de la Audiencia Nacional, podría incluso expulsar al sindicato Manos Limpias como acusación en el caso ERE.