Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manos Limpias se opone a que la declaración de la Infanta sólo se grabe en audio

Solicita que declare Gallardón para aclarar su papel en el convenio sobre Madrid 2016, diligencia a la que se opone la Fiscalía
El sindicato Manos Limpias, personado como acusación popular en el caso Nóos, ha presentado un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma en el que se opone a que la declaración de la Infanta Cristina como imputada, prevista el próximo 8 de febrero, sólo se grabe en audio y no en vídeo, tal y como ha informado la entidad mediante un comunicado remitido a Europa Press.
Así lo ha puesto de manifiesto ante el juez instructor José Castro, mediante un escrito en el que también solicita la comparecencia como testigo del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, tal y como pidió inicialmente Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, a fin de que esclarezca su intervención en el convenio por el que una fundación sucesora del Instituto Nóos recibió 144.000 euros para la preparación de la candidatura de Madrid 2016, si bien los investigadores no han hallado trabajo alguno al respecto.
En lo que a la grabación se refiere, también Torres se ha pronunciado en contra de la decisión del juez, que ha recurrido en reforma, al considerar que esta medida supone un "trato dispar, incompatible con el principio de igualdad de los ciudadanos" y que, además, "no tiene amparo legal de ninguna clase".
En concreto, fue el pasado martes cuando el juez instructor del caso Nóos acordó la grabación en audio de la comparecencia, lo que permitirá agilizar el interrogatorio frente a la primera deposición de Urdangarin, que acabó teniendo, precisa el juez, "una duración a todas luces escandalosa, próxima a las 25 horas".
"Y no porque ese tiempo fuera el invertido en formular las preguntas y en contestarlas", añadía el magistrado, "sino porque la constatación de cada respuesta generaba un interminable debate sobre su correcta redacción".
Esta circunstancia llevó a Castro a acordar que todas las declaraciones en el marco del caso Nóos serían grabadas, de modo que gracias a ese sistema "la instrucción de la causa se ha agilizado, permitiendo acumular en una sola jornada actuaciones que, en otro caso, requerirían varios día, y se ha dotado de mayor seguridad a la documentación judicial", sin que la misma haya trascendido a los medios de comunicación.
Por otro lado, respecto a la petición formulada por Torres de que sea citado Gallardón, la Fiscalía se opuso este jueves a esta diligencia, después de que el juez Castro diese un plazo de diez días a las partes para que se pronunciasen.
Y es que, según el fiscal Pedro Horrach, "nada nuevo" aportan los últimos correos electrónicos y documentos aportados por Torres que "alteren o modifiquen" las conclusiones de Castro, quien el pasado mes de septiembre ya desestimó abrir una pieza separada dirigida a investigar el papel que jugó Gallardón en el convenio por el que la Fundación pública Madrid 16 abonó 144.000 euros de forma presuntamente irregular a la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS).