Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manos Limpias denuncia en un juzgado ordinario el uso de las tarjetas 'black' al estimar que Andreu no es competente

Manos Limpias ha presentado denuncia este lunes ante los juzgados de guardia de Madrid contra los 86 consejeros y directivos de Caja Madrid que utilizaron las denominadas tarjetas 'black' entre 2003 y 2012, al estimar que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que instruye el denominado "caso Bankia", carece de competencia para investigar estos hechos que son diferentes de la causa principal.
Así lo han señalado a Europa Press fuentes del sindicato de funcionarios, que dirigen su denuncia contra los 86 altos cargos que utilizaron estas tarjetas opacas por los presuntos delitos societarios, delito fiscal, falsedad documental y apropiación indebida.
La semana pasada se supo que la Fiscalía Anticorrupción había pedido al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu investigar a 86 consejeros y directivos de Caja Madrid que cargaron en sus tarjetas de empresa gastos privados, como estancias en hoteles, compras en el sector de la alimentación, almuerzos en restaurantes o retiraron efectivo, por valor de 15,2 millones de euros en el periodo comprendido entre 2003 y 2012.
Manos Limpias considera que este asunto, por el tipo de delitos y las personas concernidas, debe separarse de la causa principal en la que se investiga la salida a bolsa de Caja Madrid y la comercialización de preferentes y es competencia de un juzgado de instrucción ordinario.
En su denuncia, Manos Limpias destaca que los denunciados gastaron más de 3 millones de Euros en restaurantes, 1,5 millones en viajes y 700.000 en ropa y que los pagos se hacían de forma manual, por el área de contabilidad.
Añaden que algunos Consejeros y Directivos usaron tarjetas tras dejar el cargo y que la entidad había institucionalizado el fraude con la complicidad de los presidentes de Caja Madrid- Bankia y de la Comisión de Control de la caja.
Añaden que el Banco de España, como supervisor, tiene al menos una responsabilidad de " in vigilando" y que la AEAT "obviamente tiene también su parte de responsabilidad y cabe preguntarse si efectuó inspecciones a los denunciados.
ELEVARON SU SUELDO UN 12 POR CIENTO
Finalmente, Manos Limpias afirma en su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, señalan que los denunciados que tenían un puesto ejecutivo, disponían además de otra tarjeta legal para gastos de representación. Por ello con las tarjetas 'black', al margen del circuito general, el sueldo multimillonario que percibían se elevó en un 12 por ciento.
Además, como las tarjetas servían para sacar dinero en efectivo, estos gastos de las tarjetas se pagaban pero no se anotaban en la contabilidad, por lo que se ha producido además un perjuicio económico a la entidad, a sus ahorradores y se ha producido una administración desleal.
Manos Limpias considera que la competencia corresponde a un juzgado ordinario por el tipo de los delitos, la territorialidad de la Entidad Financiera, que tiene su sede central ubicada en Madrid, y porque los denunciados también están domiciliados en Madrid.
El fiscal jefe Anticorrupción, Antonio Salinas, incoó diligencias por posibles delito societario y de apropiación indebida sobre estos hechos y designó para su instrucción a los fiscales Luis Rodríguez Sol y Alejandro Luzón, después de que Bankia hubiera comunicado este posible uso irregular de las tarjetas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y este órgano trasladara la información al Ministerio Público.