Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado Manuel García se hace cargo de la defensa de uno de los acusados por el crimen de los holandeses en Murcia

El abogado Manuel García Robles se ha hecho cargo de la defensa del ciudadano rumano Valentín Ion, uno de los acusados como presunto autor del asesinato de los holandeses Ingrid Visser y Ludewijk Severin en Molina de Segura (Murcia), según ha hecho saber a Europa Press el propio letrado.
Ion ha cambiado de abogado por segunda vez. En primer lugar, el letrado de oficio Antonio Illán se hizo cargo de su defensa y, posteriormente, cambió su representante legal por el abogado Melecio Castaño, quien también ejerció la defensa de su compatriota rumano Constantin Stan.
Sin embargo, Stan se declaró inocente el pasado mes de diciembre y atribuyó la presunta responsabilidad del homicidio al propio Ion y al también imputado Juan Cuenca, quienes le habrían confesado que habían matado a la pareja en defensa propia.
Tras la confesión, Castaño ya anunció que tendría que renunciar a la defensa de Ion "por la incompatibilidad que existe, porque Ion sería supuesto autor material y Stan no habría participado".
Cabe recordar que Stan reconoció que el asesinato tuvo lugar en la tarde del martes, 14 de mayo, en la denominada Casa Colorá, y admitió que él estaba en el inmueble cuando sucedieron los hechos, pero que no los presenció.
Al parecer, según su declaración, él se había subido al piso superior con una botella de whisky y, transcurrido un tiempo, escuchó ruidos de la planta inferior, por lo que bajó a comprobar qué pasaba. Fue entonces cuando encontró a los holandeses fallecidos, tirados en el suelo, en presencia de Cuenca e Ion.
A preguntas de su abogado y en presencia de la jueza, Stan aseguró que Ion llevaba manchas de sangre en la ropa y que había un arma en el escenario del crimen, aunque no precisó sus características. Asimismo, declaró que tanto Cuenca como Ion le habrían explicado en ese momento que habían matado a los holandeses "en defensa propia".