Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Marea admite "discrepancias" en el grupo de Podemos, pero dice que el "temperamento" de Iglesias no es un obstáculo

Apuesta por crear un partido instrumental para garantizarse grupo propio en el Congreso si hay nuevas elecciones
La portavoz de En Marea en el Congreso, Alexandra Fernández, admite que se han producido "pequeñas discrepancias" en el grupo parlamentario que Podemos comparte con sus confluencias, pero lo considera "normal" porque es "complicado" encajar todas las piezas de este espacio tan "complejo". Además, y aunque señala que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tiene un "temperamento propio", asegura que eso no influye en que el partido morado y la coalición gallega se puedan "encontrar en muchas cosas".
Así lo explica Fernández en una entrevista concedida a Europa Press en la que compara el denominado grupo confederal como una especie de "matriuska". "Somos una confluencia dentro de un grupo confederal. Hay que encajar todas esas piezas una dentro de la otra y que todas las partes se sientan cómodas y eso siempre es complejo", asume.
SE ESTÁ MEJORANDO EL ENCAJE
Y es aún más "complicado", abunda, en este "intenso" arranque de legislatura que lo está "acelerando" todo y en el que existen muchas "variables" nuevas. "Encajar todo esto siempre es complejo, pero creo que estamos caminando en la línea de que se mejoren todas esas pequeñas discrepancias que pueda haber e ir mejorando el funcionamiento, también en el encaje y en la conexión con los movimientos municipales y con el trabajo de base de las mareas", señala.
La que fuera cabeza de lista de En Marea por Pontevedra y militante de Anova no cree, al contrario que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que Pablo Iglesias sea arrogante, aunque sí reconoce que tiene un "temperamento propio".
"Compartimos un espacio político, cuestiones de marco general, y nos podemos encontrar en muchas cosas. Es cierto que tiene un temperamento propio, pero más allá de eso creo que sacar titulares con eso no es lo que le está preocupando a la gente, a la gente le preocupan las cuestiones políticas", argumenta.
Fernández sostiene que la crisis que vive Podemos sólo afecta a En Marea en la medida en que afecta a una parte de la coalición, pero defiende que la confluencia gallega es "un espacio mucho más amplio que se conecta con otros muchos procesos, como las mareas municipales, y que permite tener más autonomía sobre la vida interna de los partidos".
"Eso hace de En Marea una herramienta todavía mucho más útil porque está mucho más conectada con los movimientos sociales, lo que permite tener un panorama mucho más complejo, una vida mucho más rica. Y eso es algo positivo".
HAY QUE ESCUCHAR PERMANENTEMENTE A LAS BASES
Preguntada si considera que Podemos está perdiendo esas conexiones sociales, Fernández diferencia subraya que ya ha quedado atrás el "momento electoral" y que ahora hay que "atender a la conexión entre las instituciones y lo que pasa en las calles". Aunque no quiere inmiscuirse en el funcionamiento interno de Podemos, eso es lo que, desde su punto de vista, está intentando hacer la secretaria general del partido morado en Andalucía, Teresa Rodríguez.
"No tenemos que olvidarnos nunca de que lo que importa, frente a un devenir, es dónde están nuestras bases y el espacio donde se construye En Marea con mayor participación, más democracia y más transparencia", dice volviendo a su propia coalición. "No me quiero meter a opinar en lo que debe hacer Podemos o no. Yo, desde lo que me toca, que es En Marea, creo que tenemos que ir a un modelo donde se escuche permanentemente a las bases", añade.
Fernández, que ejercerá como portavoz de En Marea hasta el próximo mes de junio cuando la sustituirá otro de sus cinco compañeros de la coalición formada por su partido Anova, la federación gallega de IU, las Mareas y Podemos, es partidaria de mantener esta alianza si se convocan nuevas elecciones generales para el próximo mes de junio.
Pero para poder garantizar que En Marea pueda tener grupo parlamentario propio en ese futuro Congreso apuesta por presentarse a través de un partido instrumental y en una coalición como la que crearon para los comicios del 20 de diciembre.
LA OPCIÓN MÁS ÚTIL
"Desde En Marea tenemos que superar el espacio de suma de partidos y centrarnos en las cuestiones que nos hacen avanzar juntos, pensar en los intereses colectivos más allá de las cuestiones partidarias", aduce. En este sentido, pide primar las cosas que les unen, como la voluntad de tener grupo parlamentario, y "la solución que lo permita".
"Yo personalmente creo que en este momento la opción de un partido instrumental sería la más útil", indica, subrayando que también ha funcionado "con la experiencia de las mareas municipalistas" y que, además de "aglutinar a todas las organizaciones" y también consigue atraerse a gente no milita en ningún partido. "Esto haría de En Marea una herramienta mucho más útil", apostilla.
La diputada por Pontevedra también aboga por repetir esa alianza para las elecciones gallegas e incluso ampliarla sumando al Bloque Nacionalista Galego (BNG). "Creo que hay bastante acuerdo de que En Marea es un espacio que con la suma multiplica y que está siendo herramienta para cambiar las cosas. Creo que todas las fuerzas implicadas tenemos voluntad de seguir avanzando", afirma.
FEIJÓO TIENE "MIEDO"
Fernández admite que si el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo optara por hacer coincidir las gallegas con las generales, si éstas se tienen que repetir, tendría que acelerar todo el proceso, pero incide en que la legislatura "está agotada". "Cuanto antes podamos echar a Feijóo de la Xunta mucho mejor", repite.
Y no oculta que le gustaría que el BNG --que se quedó sin representación en el Congreso tras las generales-- se integrara En Marea, aunque admite dificultades porque "dentro de su conferencia no ha ganado la opción más aperturista". "Pero las puertas están abiertas, siempre lo estuvieron. Lo ideal sería sumar cuantos más mejor para poder echar a Feijóo de la Xunta", plantea.
Respecto al futuro de Feijóo, Fernández considera que está considerando "una posible salida" porque sabe que está en una situación "complicada" con una "una mayoría difícil de revalidar". "Se está buscando su salida personal por miedo", concluye.