Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo recalca a ERC que la ONU sólo avala la autodeterminación de pueblos coloniales, ocupados o sin derechos

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha recalcado este martes a ERC que Naciones Unidas sólo avala la celebración de referendos de autodeterminación por parte de pueblos coloniales, que estén ocupados militarmente o a los que se les niegan los derechos ciudadanos.
Así lo ha asegurado Margallo durante su comparecencia en la Comisión de Exteriores del Congreso, que preside el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida. El ministro ha hecho este recordatorio en respuesta al diputado de ERC Joan Tardà, quien había defendido el derecho de autodeterminación tanto de catalanes como de gibraltareños.
Durante su réplica al ministro, Tardà había establecido paralelismos entre la situación de Gibraltar y la de Cataluña, pero el jefe de la Diplomacia española le ha rebatido su interpretación sobre las resoluciones de la ONU respecto al Peñón. "Las resoluciones de la ONU no dicen lo que usted dice, sino lo que yo digo", le ha espetado.
En este sentido, ha señalado que en el caso de Gibraltar el derecho internacional exige que se aplique el principio de integridad territorial y no el derecho de autodeterminación y ha puntualizado los tres casos en los que Naciones Unidas contempla el ejercicio de este último. Por eso, según ha recordado, la ONU no dio validez al referéndum celebrado en el Peñón en 1967.
500 AÑOS INTENTANDO DESTROZAR ESPAÑA
Pese a estas matizaciones, Margallo ha agradecido a Tardà que le haya regalado una camiseta en la que se anuncia la cadena humana en favor de la consulta que, bajo el nombre de 'vía catalana', se ha convocado para la Diada y ha garantizado que la guardará como todos los recuerdos que tiene de los compañeros "de trinchera política".
Y a cambio ha regalado a Tardà el comentario que le hizo un guardia civil cuando le nombraron ministro: "Cuídenos usted España", le dijo el agente. "No se preocupe, llevamos 500 años intentando destrozarla y todavía no lo hemos conseguido", le replicó el ministro, que ha arrancado aplausos en la Comisión de Exteriores con su anécdota.
Margallo también se ha referido a lo que ha definido como una "divagación shakespirana" realizada por el republicano, quien había confesado que no es "español" aunque en este momento "está español". "Lo de estar español es un neologismo que acepto", ha dicho, pero a continuación, ha dejado claro a Tardà que él no es "nacionalista" como el independentista le había reprochado.
"No soy un nacionalista, soy un patriota", ha aclarado el ministro, quien después ha declarado ser un "federalista europeo" lo que, ha enfatizado, "no quita que hable con pasión" de su país.
NO LLEGO NI A PATRIOTA: SOY INDEPENDENTISTA
Continuando con este asunto, en su último turno, Tardà ha explicado que pretendía establecer una diferencia entre la "esencia del verbo ser" y la "transitoriedad" del verbo estar y ha añadido que él no es nacionalista y "ni siquiera" llega "a patriota". "Soy independentista y aspiro a ser algún día como usted: un ciudadano de un Estado normal", le ha llegado a decir.
Es más, ha subrayado que querría "la normalidad de Portugal". "De hecho, quiero para mis descendientes lo mismo que tienen ustedes: un Estado democrático que fraternalmente se relaciona con todos los estados y todos los pueblos de la Iberia".
Hecha esta aclaración, el republicano catalán ha puesto de relieve que en el ámbito internacional se ha avanzado "mucho" en torno al concepto de autodeterminación pasando del propio de etapas caracterizadas por la descolonización (...) al principio democrático en el que una mayoría de ciudadanos pueden decidir su futuro", como es, en su opinión, el caso de Cataluña.
Un principio, ha proseguido, que ya se está abriendo camino en circunstancias "muy difíciles" y en ámbitos "muy singulares y distintos" a los de España en Kosovo o Montenegro, por ejemplo, "donde la comunidad internacional sí ha fijado umbrales de participación y ha marcado condiciones".
Y tras elogiar el talante de Margallo --"ojalá otros ministros tuvieran esa capacidad", ha dicho--, Tardà ha recomendado al jefe de la diplomacia española que, dado que ha anunciado que se reunirá con dirigentes británicos a propósito de Gibraltar, "tome algún apunte" sobre la actitud "tan democrática y abierta" del primer ministro británico, David Cameron.
"Actitud que no tienen ustedes. Quizá ésta es la razón de todos sus problemas", ha manifestado el diputado de ERC, antes de insistir al ministro en que "igual vale la pena que aprendan un poco de cómo se relaciona Cameron con la democracia, en el caso concreto escocés".