Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo revela que España trabaja con discreción por el entendimiento entre el castrismo y la oposición

España trabaja "con enorme discreción" para favorecer el "entendimiento" entre el régimen castrista y la oposición cubana, según ha revelado este martes el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo.
En declaraciones a la Cadena Cope recogidas por Europa Press, el ministro ha confiado en que el deshielo entre EEUU y Cuba se traduzca en una mayor apertura económica de Cuba al mundo que provoque también "una normalizacion política acelerada".
García-Margallo ha querido diferenciar la situación de EEUU con Cuba, de las relaciones entre la isla y España, que nunca rompió relaciones diplomáticas con la excolonia, ni siquiera durante la dictadura de Franco.
Las visitas bilaterales de altos cargos españoles y cubanos "se han sucedido" y las relaciones económicas son "espléndidas", como refleja el hecho de que el año pasado las exportaciones españolas a la isla aumentaron "un 38 por ciento".
Tras recordar que España siempre ha criticado el embargo norteamericano sobre Cuba, ha calificado de "buena noticia" el inicio de la normalización de las relaciones entre EEUU y la isla, un proceso de negociaciones que España, ha dicho, siguió desde el primer momento.
EL FUTURO ES DE LOS CUBANOS DE LA ISLA
El ministro ha explicado que la posición española sobre Cuba se explica desde el convencimiento de que el futuro de la isla lo tienen que construir los cubanos que viven allí, y no los que se han exiliado en Miami, que tienen su vida solucionada.
Es una visión que España comparte con el cardenal cubano Jaime Ortega y que se traduce en "buscar el entendimiento entre las dos partes", el régimen castrista y la oposición. "Y eso lo estamos haciendo con una enorme discreción, pero entiendo que con eficacia y con un enorme deseo de acertar", ha añadido.
García-Margallo ha reconocido que dentro de la oposición cubana, hay "diferentes sensibilidades" entre quienes creen que hay que aprovechar la "ventana de oportunidad" que se abre a partir del deshielo con EEUU "para empezar a dialogar" y los que piensan que nada se moverá hasta que fallezcan los hermanos Castro. En opinión del ministro, en la actualidad "se están moviendo muchas cosas en Cuba en distintos frentes".