Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García-Margallo: "Es un mal general que la gente no dimita cuando debe"

José Manuel García Margallo, ministros de Exteriores, en un desayuno informativoEFE

José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, ha confesado su posición frente a los responsables políticos salpicados por casos de corrupción, y ha afirmado que "es un mal general que la gente no dimita cuando debe", calificándolo además como "deleznable" cuando a los ciudadanos se les pide que hagan sacrificios y aleja a los ciudadanos de entrar en política. Sin embargo, dice que los casos de corrupción "ha habido en toda Europa y durante mucho tiempo"

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, se ha mostrado partidario este viernes de que los responsables políticos se aparten cuando se vean salpicados por un escándalo de corrupción y se ha quejado de que "es un mal general que la gente no dimita cuando debe".
"Lo decente cuado se da un caso de estos es apartarse hasta que las cosas se clarifiquen, hasta que el ambiente se despeje pero esto es un mal general, el que la gente no dimita cuando debe", ha dicho en una entrevista en el programa 'Europa 2014' de TVE, en la que ha reconocido que el goteo de casos de corrupción que afectan a la clase política española ha vuelto "irrespirable" el clima en nuestro país.
"La corrupción siempre es deleznable pero en un momento en que estás pidiendo sacrificios a los ciudadanos es tremendo", ha señalado el ministro. Pero además, esta situación tiene un "daño colateral", ha advertido. "Hay mucha gente que estaría dispuesta a servir a su país, a entrar en política, pero en un ambiente de este tipo francamente no se anima", ha alertado.
García-Margallo ha llamado además la atención con respecto a que los escándalos de corrupción, además de minar "la moral ciudadana" y su "resistencia" a los sacrificios que se le piden a la gente, pueden "poner en riesgo las instituciones democráticas que tanto" costó construir.
No obstante, el jefe de la diplomacia ha precisado que casos de corrupción "ha habido en toda Europa y durante mucho tiempo", aunque ha matizado que esto en sí mismo "no es ningún consuelo". "No quiero recordar el colapso que fue Italia o Francia, donde prácticamente todos los expresidentes de la República tienen por algún motivo u otro algún lío de este tipo", ha dicho.
Tampoco en los países europeos en general, el ministro ha percibido que, cuando han surgido casos de corrupción, allí "se diesen mucha prisa" a la hora de dimitir.