Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo se declara partidario de primarias, pero no ahora porque sería "un disparate"

Rechaza reformar la Constitución con las fuerzas que niegan España: "No puedes consagrar la posibilidad de que España deje de serlo"
El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha afirmado este viernes que él es partidario de la celebración de primarias en su partido, aunque obviamente no ahora, una vez convocadas las elecciones, porque sería "un disparate".
En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Margallo ha alertado de que la celebración de primarias plantea problemas, pero ha dejado claro que, si tiene que elegir, él sí es partidario de primarias.
El ministro ha terminado dando esta respuesta cuando se le ha preguntado si debería elegirse en primarias al sucesor de Mariano Rajoy en el PP, aunque primero ha dicho que tendría que pensarlo y que él ahora sólo piensa en "mañana y pasado mañana".
A su modo de ver, las primarias tienen el atractivo de dar poder y voz a los militantes pero, como se ha visto en Estados Unidos, plantean el problema de que para ganar en el campo propio hay que irse "al extremo". A su juicio, el candidato republicano, Donald Trump, tendrá que "volver al centro" pero le va a costar, y lo mismo la demócrata Hillary Clinton.
Margallo ha dejado ver que el 26J repetirá como cabeza de lista en Alicante al decir que como candidato está dispuesto a debatir con todos sus rivales políticos, aunque ha matizado que será candidato sólo si lo aprueba el partido en Alicante y ha dejado claro que él no tiene "ambiciones personales", sino que sólo quiere que le vaya bien a España.
Eso sí, no se ha pronunciado sobre si también debería participar en debates el presidente de su partido, Mariano Rajoy y, al igual que él, ha dejado la decisión en manos del comité de campaña.
Por otro lado, Margallo ha descrito la convocatoria electoral del 26J como una elección "entre dos bloques, el constitucionalista y el no constitucionalista".
MUY DIFÍCIL NEGOCIAR LA CONSTITUCIÓN CON PODEMOS
Así, se ha preguntado cómo es posible que el PSOE se plantee "confluir" con una fuerza como Podemos, que defiende lo contrario que socialistas y 'populares' en temas básicos. Podemos, ha dicho, defiende "la autodeterminación de las comunidades autónomas, las soluciones económicas, salirse del euro y no a la coalición militar contra DAESH".
En la misma línea, ha avisado de que si se abriese una reforma constitucional sería "muy difícil discutirla con Podemos". Aunque ha admitido que una reforma de ese calado hay que hacerla con todo el mundo, cree que "no se puede incluir a las fuerzas que niegan lo primero". "España tiene una Constitución porque es España y no puedes consagrar en la Constitución la posibilidad de que España deje de ser España. Ninguna Constitución plantea el suicidio", ha argumentado.