Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo, partidario de hablar con Asad aunque no le "gusta nada": "Me gustan mucho menos los dramas humanos que se dan"

El ministro de Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, cree que "hay que hablar" con el presidente de Siria, Bachar al Asad para encontrar una salida al conflicto sirio: "A mí Asad no me gusta nada, pero me gustan mucho menos los dramas humanos a los que asistimos", ha señalado, en referencia a los bombardeos del régimen sirio contra civiles.
En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, el ministro ha insistido en la necesidad de dialogar con Asad para decretar el alto el fuego en Siria, para poder llevar la ayuda humanitaria y para "relanzar el proceso político" en el país que lleva a "una Siria laica, libre e integrada". Pero ha recalcado que es partidario de que Asad forme "parte de la negociación" pero no de la solución por "el historial" que tiene.
"Alto el fuego, negociación política y e intentar derrotar al terrorismo", ha incidido, haciendo especial hincapié en la importancia de acabar con el terrorismo de DAESH --conocido como Estado Islámico-.
A su juicio, para conseguir este objetivo de abatir el terrorismo "tiene que haber un acuerdo en la oposición y el régimen sirio", un acuerdo entre Rusia y Estados Unidos y otros entre los países occidentales que están interviniendo en el país.
"POPULISMO" DE DONALD TRUMP
Por otro lado, el ministro ha mostrado su preocupación por que el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, pueda llegar a la Presidencia de los Estados Unidos. Para Margallo, el auge de Trump responde a "una manifestación más de la crisis que arrancó en 2007".
"Cuando hay una crisis todo el mundo tiene la tentación de ensayar soluciones nuevas, soluciones originales, soluciones que nada tengan que ver con las soluciones tradicionales", ha explicado, aludiendo también al aumento del apoyo a la líder del partido de extrema derecha Frente Nacional en Francia, Marine Le Pen; o a Syriza en Grecia.
En cualquier caso, el responsable de Exteriores sostiene que todos los "populismos", sean de izquierdas o de derechas, coinciden en que "son de extremo algo". Y también cree que "se parecen en que es votar a cualquier cosa menos lo que hay".
Así, preguntado por lo que han hecho "mal" los partidos y los políticos "tradicionales", Margallo ha dicho que les "ha tocado" gestionar la crisis económica "más severa" desde 1929 que, en su opinión, ha supuesto "pérdida del poder adquisitivo" especialmente de la clase media: "Eso genera una desesperación y una salida buscando solucione políticas no normales", ha apuntado.
El ministro, que ha dicho entender que "a la gente no le gusten los esfuerzos que se les ha pedido" y consecuentemente "reaccionen de esta manera", ha destacado que ninguno de esos movimientos "populistas" y "nadie" ha precisado "cómo se podía haber abordado" la crisis económica.