Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo dice que la solución para Cataluña es "el diálogo dentro de la ley"

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha aseverado que la solución al problema en Cataluña vendrá de la mano de la "serenidad", el "buen sentido" y del "diálogo dentro de la ley".
"Porque sólo la ley puede ofrecer a los españoles y a los catalanes certidumbre sobre el rumbo institucional, el rumbo económico y social y sobre la cuestión de España en el mundo y en la Unión Europea", ha señalado durante su discurso en la presentación del libro 'Historia de la política exterior española en el siglo XX y XXI'.
Además, el ministro ha advertido de que "España no puede hoy permitirse un periodo de indefinición política que de al traste con los avances que con tantos sacrificios" a su juicio se han "logrado" en los últimos años.
En este sentido, ha hecho un llamamiento al diálogo desde "la generosidad" entre las diferentes fuerzas políticas de cara a conformar el Gobierno central: "Es urgente que hablemos entre todos con generosidad, altitud de miras y la vista más puesta en el interés general de España que en el particular de cada partido o formación política", ha apostillado al respecto.
En su opinión, "no son posibles aquellos cambios que intentes alterar la soberanía del pueblo español" ni "los preceptos de la unidad de España".
Margallo ha hecho un repaso histórico de Cataluña y el proceso soberanista en dicha Comunidad Autónoma y, para ello, ha recurrido a varias citas del "gran estadista" Francisco Cambó, quien propugnó el Estatuto de autonomía para resolver el problema catalán.
Asimismo, ha comparado el efecto que tuvo la anulación de 14 artículos del Estatuto de Autonomía catalán por parte del Tribunal Constitucional en 2006 con la "crisis" que surgió en el año 1934 después de que una sentencia del Tribunal de Garantías constitucionales anulase una ley de contratos del Ejecutivo catalán.
A su juicio, ambos hechos convirtieron "una cuestión pública en una cuestión política" y, además, propiciaron una "tensión". Eso sí, también ha afirmado que ha influido la crisis económica.
Al respecto, ha reprochado a los dirigentes políticos de la Generalitat catalana que escogieran "buscar al enemigo" en vez de "responder y explicar" la necesidad de los ajustes presupuestarios: "La versión laica de los santos inocentes", ha matizado.