Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez procesa a María José Alcón, a su madre y a sus dos hermanos por no declarar la herencia de su padre

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Mislata ha concluido la instrucción de la causa contra la exconcejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia María José Alcón, su madre y sus dos hermanos por presunto delito contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, ya que están acusados de no declarar la herencia de su padre.
Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) en un comunicado, la magistrada ha dictado el auto que transforma las diligencias previas en procedimiento abreviado, pone fin a la instrucción y da traslado al fiscal para que diga si procede el archivo de la causa, la apertura de juicio oral o la práctica de diligencias complementarias.
La instructora procesa a la exconcejala y a tres familiares por concluir que existen indicios de que delinquieron al no presentar la declaración del IRPF correspondiente al padre fallecido cuya herencia percibieron.
Según recoge el auto, la jueza cifra en 192.131 euros el dinero supuestamente defraudado por los cuatro --la esposa y los tres hijos del fallecido-- porque "no presentaron la declaración del IRPF relativa al periodo impositivo de 1 de enero de 2009 al 17 de noviembre de 2009, fecha del fallecimiento del causante de la herencia y de la firmeza de la resolución judicial que reconocía al fallecido y a su esposa el justiprecio por la expropiación" de dos fincas registrales.
Además, la magistrada considera que "también existen indicios" de que la madre de la exedil defraudó otros 190.000 euros en la liquidación del IRPF correspondiente al ejercicio de 2009.
La jueza considera que tras haber tomado declaración a Alcón y a sus familiares y haber practicado pruebas documentales y testificales, los hechos investigados son "penalmente relevantes" y podrían ser constitutivos de un delito contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social por lo que procede "la conclusión de la fase instructora por cuanto que no se aprecia la necesidad de practicar otras diligencias de investigación adicionales".
En el supuesto de que el Ministerio Público entienda que debe celebrarse juicio porque hay indicios de delito, presentará el correspondiente escrito de acusación, en el que realizará un relato de cómo cree que sucedieron los hechos, concretará el delito que imputa a los encausados y la pena que solicitará para ellos. Cumplimentado este trámite, el instructor dictará auto de apertura de juicio oral y dará traslado de la acusación del fiscal al abogado de los acusados para que, a su vez, formulen escritos de defensa.
INVESTIGADA EN IMELSA
Se da la circunstancia de que María José Alcón fue una de las detenidas en la fase de la 'Operación Taula' dentro del caso Imelsa desarrollada en enero. a exedil quedó en libertad bajo fianza como investigada en las diligencias abiertas por prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, cohecho y blanqueo de capitales. Como medida cautelar, el juez de Instrucción número 18 de Valencia decidió el embargo de todos sus bienes.
Tras quedar levantado el pasado lunes el secreto del sumario de la pieza relacionada con el presunto blanqueo de capitales en el grupo municipal popular, se han conocido conversaciones de Alcón con su hijo en las que aseguraba que el PP hizo "una trampa" al darle "1.000 euros en dos billetes de 500", que califica de "dinero negro". "Y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta para blanquear dinero, vamos, corrupción política total", le explicaba.