Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mariano Rajoy: "No he tomado una decisión" sobre la intervención

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido ante los medios de comunicación en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, para resumir las medidas tomadas durante estos siete meses al frente del Ejecutivo. Sobre las palabras del gobernador del BCE, Mario Draghi, el jueves, Rajoy considera importante que se haya declarado dispuesto a intervenir y que haya declarado que es “inaceptable” que los diferenciales de financiación entre los países europeos sean tan distintos. Rajoy ha destacado que, antes que tomar una decisión sobre la petición de intervención, debe conocer cuáles son esas medidas anunciadas por Draghi y, a la vista de las circunstancias, “tomaremos o no una decisión y haré lo que convenga al conjunto de los españoles”. Y añadió que “no conocemos lo que se está planteando”.

Rajoy ha anunciado que ha remitido una carta al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y a su homólogo de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en la que les solicita que la unión bancaria europea se apruebe en el último consejo de diciembre.
Según el presidente del Gobierno, la carta es una "contribución" a los planes de la UE para atajar la crisis, agregó que también pide que la recapitalización directa a los bancos y la intervención en los mercados secundarios de deuda se debatan en octubre. "Lo importante es que todo los temas acordados en el consejo europeo del 28 y 29 de junio se concreten en decisiones", sentenció el presidente, quien apostilló que en la carta habla "de lo urgente". En este sentido, ha destacado que ese consejo fue “un buen consejo”, del que salió “muy satisfecho”, pero insistió en que ahora corresponde poner en marcha las medidas tomadas allí como la unión fiscal y bancaria.
Rajoy ha insistido en que la mayor preocupación del Ejecutivo es el paro y la situación de las familias y las empresas, pero ha insistido en que “no se puede gastar lo que no ingresamos”. Mariano Rajoy ha insistido en el hecho de que España ha gastado más de lo que ha ingresado y ha recalcado que la deuda externa es de 900.000 millones de euros. “Hemos vivido pidiendo crédito y durante mucho tiempo hemos gastado mucho más de lo que ingresamos. Son el mayor problema de la economía de nuestro país: Lo que debemos, que es mucho, y que hay que devolver y en estos momentos es muy difícil que nos presten o que nos refinancien”, ha subrayado.
El presidente del Gobierno ha cifrado en 8.000 millones el coste de los intereses de la deuda en medio de las tensiones en los mercados. España tendrá que desembolsar esta cantidad "el año que viene". Por ello, ha indicado, el Gobierno está adoptando medidas para reducir el déficit que calificó de "incómodas" y "no agradables para la mayoría". "Si lo hacemos es porque es lo que hay que hacer para no hundirnos", ha apostillado.
El presidente del Gobierno ha señalado que las causas de la situación económica son el déficit público, la falta de competitividad de la economía española, que obliga a hacer reformas estructurales; un sistema financiero fuertemente endeudado y, el cuarto factor, las dudas sobre el euro que afectan a los países con más déficit público y más deuda externa.
Rajoy ha insistido en recordar las medidas tomadas por el Gobierno durante este periodo de tiempo, “medidas que no son amables, no son populares, y suponen un esfuerzo para los españoles y las empresas. Son discutibles y sobre todas se puede opinar, pero puedo asegurar que no es opinable ni discutible la necesidad imperiosa de reducir gastos y aumentar ingresos y demostrar que somos el país cumplidor que siempre hemos sido”.
Ha destacado que las líneas en las que se ha trabajado han sido cinco: corregir el déficit para gastar lo que ingresamos; hacer reformas para ser más competitivos; impulsar reformas en la UE; resolver los problemas de liquidez, de financiación de la economía española, y el futuro de la zona euro. De ellas, ha destacado, las dos primeras corresponde al Gobierno español abordarlas, mientras que las tres últimas son materia de la UE.
Por eso, ha pedido acudir a Europa con el apoyo del Congreso para poner "de nuestra parte para ir a más Europa y para que dejen de generarse dudas sobre el euro".