Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A subasta la finca de Mario Conde en Pollença para cubrir parte de la compensación por Banesto

La Audiencia Nacional sacará a subasta la finca 'Can Poleta' del exbanquero Mario Conde situada en la localidad mallorquina de Pollença, con objeto de cubrir con su venta parte de la compensación a la que fue condenado por el 'caso Banesto', han informado fuentes jurídicas.
El Tribunal Supremo condenó a Conde en 2002 a 20 años de prisión por delitos de apropiación indebida, falsedad y estafa y le impuso la obligación de compensar económicamente al banco que dirigía y a los accionistas perjudicados por su gestión. La indemnización no ha sido aún abonada por lo que, en los últimos años, han sido varias las propiedades de Conde sacadas a subasta.
La finca donde la familia acostumbraba a pasar los veranos se había librado hasta ahora del embargo gracias a una estrategia desvelada por la reciente causa abierta por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que ha vuelto a conducir al exbanquero a prisión.
Según indicaba el magistrado en el auto en el que envió a Conde a la cárcel, el exbanquero compró la propiedad a sus suegros, de forma presuntamente ficticia. Posteriormente la vendió a una sociedad domiciliada en Luxemburgo y firmó un contrato de alquiler, por 18.000 euros cada trimestre, para que la familia Conde pudiera continuar residiendo en la casa.
Los pagos se fueron abonando hasta la muerte de la esposa de Conde, Lourdes Arroyo. Después ya no se realizaron más pagos trimestrales, pero la sociedad no pidió el desahucio de los inquilinos, por lo que el magistrado deduce que la sociedad luxemburguesa estaba bajo el control de Mario Conde.
DE NUEVO EN PRISIÓN
Conde regresó el pasado 13 de abril a la cárcel casi ocho años después de salir de Alcalá-Meco por el saqueo de Banesto, del que habría repatriado al menos 13 millones de euros, según informaron fuentes jurídicas.
El expresidente de la entidad bancaria ingresó en la prisión madrileña de Soto del Real en el marco de la causa en la que se le investiga por crear un entramado empresarial en España y el extranjero para traer de vuelta a España fondos procedentes del 'caso' Banesto.
El antiguo presidente de Banesto habría blanqueado, entre 1999 y 2014, un total de 13 millones de euros --2,2 a través de ingresos en efectivo y 10,7 de transferencias en cuentas en el extranjero-- cuando aún le restan por depositar 14,1 millones de la responsabilidad civil por la que fue condenado en el 'caso Banesto'.