Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mariscal (IU) pide a la juez Alaya "celeridad" en el caso de los ERE y dice que no le incomoda que Griñán sea senador

El senador de IU José Manuel Mariscal ha pedido "celeridad" a la juez que instruye el caso de los ERE, Mercedes Alaya, para que el proceso "deje de usarse políticamente" y ha mantenido que no le incomoda que el expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán llegue a senador estando imputado.
En declaraciones a Europa Press, el senador andaluz ha ironizado sobre la "enorme capacidad para enmarcar y entender los tiempos políticos" de Alaya, pero ha añadido que "la Justicia tiene que actuar", al tiempo que el nuevo Gobierno andaluz, que ha tomado posesión este martes y en el que IU mantiene las tres consejerías que ya tenía con Griñán, "tiene que gobernar".
El también secretario general del PCA ha defendido que no le incomoda la llegada de Griñán al Senado, que podría hacerlo como imputado, por la diferencia y autonomía de las dos formaciones: "Somos una fuerza política autónoma y tenemos nuestra línea política a nivel nacional que es sustancialmente distinta de la del PSOE a nivel federal".
"Nosotros estamos en un sitio, en la minoría minoritaria del grupo mixto y no nos incomoda", ha mantenido el senador, que ha recordado que IU está en "disposición" de "seguir garantizando la estabilidad del Gobierno y la aplicación del acuerdo por Andalucía que firmamos con PSOE".
Además, sobre las críticas del PP respecto a la apertura de un proceso para la imputación de Griñán, así como la del expresidente Manuel Chaves y la de cinco exconsejeros de la Junta, en el caso de los ERE, Mariscal ha defendido que duda de que el PP sea "alguien para hablar de esas cosas" porque sabe "de mezclar política finanzas y corrupción". "Debería darse un punto en la boca", ha concluido.