Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maroto dice que el debate sobre la continuidad de Rajoy está "fuera del lugar", ya que el PSOE rechaza a todo el PP

Opina que el próximo líder debe ser elegido en primarias
El vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, considera que el debate sobre si el presidente de su partido, Mariano Rajoy, debe dar un paso atrás para permitir un gobierno "está fuera de lugar", teniendo en cuenta que el PSOE ha dejado claro que no le apoyará a él ni a ningún otro candidato de su partido.
"Como es tan claro en su reflexión y en su 'diremos que no a cualquier candidato del PP creo que esos debates en este momento están fuera de lugar", ha dicho Maroto en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press.
Acto seguido, ha opinado que "lo que hay que hacer es tratar de sumar en un proyecto común y después, sin duda alguna, establecer qué personas son las que deben ocupar los ministerios y los distintos puestos del Gobierno, pero con la frase tan clara del no es no a todos los del PP esas expresiones no tienen más recorrido".
Con las palabras "estas expresiones" Maroto se refería a los llamamientos que han hecho excargos del partido, singularmente el expresidente murciano Alberto Garre y el exdiputado navarro Jaime Ignacio del Burgo para que Rajoy dé un paso atrás y así facilitar un Gobierno presidido por el PP. Con Garre ha sido especialmente duro, y le ha acusado de "despotricar" y dejar de ser "leal" porque no fue incluido en las listas.
A Maroto se le ha preguntado en cuatro ocasiones si descarta de plano que dé un paso atrás, y ha respondido una y otra vez destacando que el PSOE rechaza a cualquier candidato 'popular', así que la conclusión es que para los socialistas no es una cuestión de personas, sino de "un rechazo frontal" al PP.
"No se trata por tanto de buscar ahora personas, dado que el PSOE está en esa clave", ha resumido. Es más, ha apuntado que esa es una pregunta que debería hacérsele al PSOE.
No obstante, finalmente ha subrayado también que "el propio Rajoy ha dicho que no tiene ninguna intención de dar ese paso y como la negociación la dirige él todo queda "meridianamente claro".
Maroto ha incidido en que él desearía que el debate no fuese éste, sino que PP, PSOE y Ciudadanos llevasen dos meses sentados y hablando de cómo formar gobierno, en qué están de acuerdo, en qué no y en cómo "salvar las diferencias".
SI ALGUIEN SOBRA TAL VEZ ES SÁNCHEZ
Y ha añadido que, puestos a pensar en quién sobra, tal vez debería ser el secretario general del partido que ha sacado el peor resultado de su historia, en alusión a Pedro Sánchez.
El dirigente 'popular' ha dicho que "ojalá" haya una reunión entre Sánchez y Rajoy porque, a su juicio, es "absolutamente necesario", y ha recordado cómo el PP vasco apoyó al socialista Patxi López como 'lehendakari', por "razones de Estado" similares a las que hay hoy.
Por otro lado, se ha mostrado partidario de que al próximo líder del PP se le elija en elecciones primarias, con la fórmula "un militante un voto", porque cree que la sociedad está suficientemente madura para eso. Eso sí, ha admitido que es una opinión personal y que cuando llegue el momento se decidirá el método.
Por otro lado, ha avisado a Ciudadanos --que sí rechaza claramente a Rajoy-- de que pierde credibilidad con su capacidad de "girar 180 grados" y dar sus votos al PSOE después de haber dicho en campaña que no apoyaría una coalición de perdedores.
Finalmente, ha hecho un análisis sobre la posición del PNV, al que ve "con verdadero pánico" por el riesgo de perder su hegemonía en el País Vasco, teniendo en cuenta que, en las elecciones generales, la primera fuerza en la comunidad fue Podemos y para combatirlo Bildu está apostando por "posiciones políticas más fuertes".
EL PNV SE ACABA SI HABLA CON CIUDADANOS
Así, con las elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina, ha opinado que el PNV hace el análisis de que si hablase con Ciudadanos, que reclama "abolir los fueros vascos", "se acabó para siempre el PNV". Y ha explicado que en el País Vasco Podemos y Bildu comparten electorado, hasta el punto de que la formación de Iglesias le arrebató a Bildu cuatro de los seis diputados que había tenido en la legislatura pasada.
Por último, ha dejado claro que no disfruta con los problemas internos que están surgiendo en Podemos y los ha achacado a que no tiene una posición clara.
Según su diagnóstico, los partidos nuevos, también Ciudadanos, han nacido "en los platós de televisión" con "un líder que lo ocupa todo, muy poco equipo y casi nada de base estructural", así que cuando hay una fisura se resiente todo. Son partidos, ha dicho, que nacen o mueren pronto o tienen "dificultades muy pronto", ha dicho, recordando cómo UPyD fue "el partido de Rosa Díez" y "cuando ella cae, cae todo el partido".