Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maroto llama a agrupar el voto "moderado" en torno al PP porque Ciudadanos "no suma" y PNV "es no decidir"

Sémper advierte de la "amenaza real" de los "políticos antisistema" que quieren "acabar" con el modelo económico y social "de éxito" actual
El vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, ha destacado que el PSOE "ya no es alternativa" y por ello ha llamado a agrupar el voto "moderado" en torno al Partido Popular en Euskadi a aquellas personas que no quieren un proyecto "de ruptura y extremista". En ese sentido, ha advertido de que votar a Ciudadanos es "no sumar" y hacerlo al PNV es "no decidir".
Maroto ha realizado estas afirmaciones en un acto electoral en San Sebastián, en el que ha intervenido junto al presidente de los populares guipuzcoanos y candidato al Congreso por Gipuzkoa, Borja Sémper. El dirigente del PP ha considerado que esta campaña electoral "ha puesto patas arriba las reglas del juego tradicionales".
A su juicio, es necesario "hablar de forma clara y explicar las nuevas reglas del juego". En ese sentido, ha considerado que hay "tres grandes cambios" en la actual campaña respecto a los comicios del 20 de diciembre. La primera de ellas sería, según ha dicho, que el PSOE "ya no es la alternativa al PP".
"Hay una decisión firme, contundente y muy práctica de que la izquierda que había estado dividida deje de estarlo, que se llama Unidos Podemos", ha destacado Maroto, que ha afirmado que ello supone que "el extremismo, la radicalidad, el comunismo deciden estar juntos", lo que deja al PSOE "relegado". "Por primera vez en la historia democrática en nuestro país ya no es la alternativa", ha recalcado.
En ese sentido, ha insistido en que cuando se habla de modelo de sociedad "tenemos por un lado el extremismo que representa Pablo Iglesias" y, por otro, "la referencia en la moderación que solo está representada en el PP". "Hoy los moderados, que somos mayoría en este país, debemos de estar juntos y para hacerlo no podemos dividir nuestro voto y debemos estar agrupados en torno al PP, que es la garantía de que el extremismo en este país no llegue al Gobierno".
El dirigente popular ha señalado que la "segunda nueva regla" es que después del 20 de diciembre "hemos pasado la prueba del algodón todos los partidos" y ha considerado que las formaciones que decían que "iban a ser muy relevantes, no lo son". Tras manifestar su "respeto" a Ciudadanos, ha afirmado que el partido que lidera Albert Rivera "ni suma mayoría con el PP, ni con el PSOE y quien no suma no es útil".
Asimismo, ha destacado, como tercer cambio, que también por primera vez en la historia de la democracia española los partidos nacionalistas "no deciden" porque la conformación de mayorías después de los comicios del 26J se van a hacer entre los cuatro grandes partidos.
"Los gobiernos que hemos ido conociendo que se apoyaban en partidos nacionalistas en este caso no deciden, de ahí la propia voz de algunos dirigentes nacionalistas diciendo que no se les oye. Yo contesto: es que solo se oye al que decide, al que es importante y puede hacer de su proyecto algo determinante", ha manifestado.
De este modo, ha reiterado que en estas elecciones "quienes no deseamos un proyecto de ruptura, de extremismo, como el que representan Podemos o Bildu, tenemos que agrupar el voto". "El partido de la moderación en Euskadi se llama PP y, si todos los moderados en Euskadi de diferentes tendencias nos agrupamos en torno a la sigla del PP, gana Euskadi y ganamos todos los moderados", ha destacado.
"AMENAZA REAL"
Por su parte, Borja Sémper ha defendido el modelo de "crecimiento económico y social" del PP, que es "garantía de éxito para Euskadi y para España", frente a los "políticos antisistema" que quieren "acabar con él" y ha llamado a optar por la oferta de "moderación" de los populares ante "esa amenaza real".
En esa línea, ha admitido que el escaño en Gipuzkoa está "muy complicado" para el PP, pero se ha mostrado convencido de que no será "imposible" si se agrupa el voto. Por ello, ha insistido en que "la dispersión de voto favorece a Podemos" y ha destacado que intentarán "seducir" a la ciudadanía y convencerle de que "otras opciones no van a tener la capacidad de influencia en Madrid que vamos a tener nosotros".