Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Martitegi y Goikoetxea son los principales sospechosos del atentado de Álava

La furgoneta que emplearon para llevar a cabo el atentado era una Citröen Berlingo, una pequeña furgoneta con matrícula 5945FMC. Las primeras investigaciones apuntan a que el vehículo contenía más de 100 kilos de explosivos.

La Ertzaintza, que procedió a acordonar la zona en un perímetro de unos dos kilómetros, encontró abandonado en el alto de Urkiola, en Vizcaya, un turismo Peugeot 306 matrícula BI2122-BY, que fue inspeccionado por artificieros de la Ertzaintza, ante la posibilidad de que hubiera sido utilizado por los autores del atentado.
El vehículo disponía de un dispositivo incendiario que no llegó a estallar, que incluía dos garrafas de gasolina y un temporizador. Los artificieros lo desactivaron. El comando lo robó en Berango (Vizcaya) el 14 de abril y lo tuvieron un mes escondido.

Con el de este miércoles, ETA suma seis muertos y una veintena de atentados sólo en el último año y medio. La mayor parte de ellos, fueron cometidos por el 'Comando Vizcaya'.

Los dos principales sospechosos de este último atentado fueron identificados como los autores del atentado contra el cuartel de la Guardia Civil de Calahorra. Martitegi, fue el que abandonó aquel coche bomba.

También fueron identificados como los autores del atentado contra el cuartel de Durango. RSO