Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas se manifiestan en Tarragona en contra del 'minitrasvase' del Ebro

Alrededor de 6.000 personas, según la Policía Local (30.000 según los organizadores) se han manifestado en Amposta (Tarragona) convocadas por la Plataforma en Defensa de l'Ebre (PDE) en contra del minitrasvase de este río hasta Barcelona y a favor de que se paralice la construcción de la tubería que debe llevar agua a Barcelona. La movilización ha contado con el apoyo de unas 150 entidades y asociaciones.
Los dos lemas que encabezaron las protestas fueron 'El trasvase no es la solución' y 'Terres de l'Ebre: Cataluña engañada'. La marcha ha partido del Parque dels Xiribecs, en el Pabellón de Ferias, ha pasado por la delegación de la Consejería de Medio Ambiente en la ciudad y ha finalizado en la plaza del mercado.
Los manifestantes procedía mayoritariamente de las tierras del Ebro, pero también había delegaciones de Aragón, la Comunidad Valenciana e incluso del área metropolitana de Barcelona.
El portavoz de PDE ha afirmado que esta protesta debe ser tomada como "un toque de atención" a la política hídrica y ha anunciado una nueva etapa en la que "se abrirá la lucha jurídica contra la tubería".
El color azul de las camisetas con el nudo antitrasvasista, todo un símbolo del movimiento antitrasvase de las Tierras del Ebro, ha dominado la manifestación. La gente ha coreado conocidos eslóganes como "El río es vida, no al trasvase" junto a peticiones de "dimisión" para el conseller Francesc Baltasar e incluso para todo el gobierno catalán.
Entre los manifestantes se ha podido ver, tal y como ya habían anunciado, a dirigentes de ERC e ICV en las Tierras del Ebro, que han participado en la protesta sin distintivos de sus respectivos partidos.
El 'minitrasvase'
La tubería que conectará el agua del Ebro con el sistema Ter-Llobregat tendrá unos 62 kilómetros. Y transcurrirá, de forma subterránea en su mayor parte, junto a la autopista AP-7. La infraestructura sólo podrá ser utilizada otra vez en un nuevo caso de extrema sequía, a través de la autorización de un Real Decreto Ley. Según estas organizaciones ecologistas, que consideran que la prolongación del mini-trasvase no es la solución, se trata de "un trasvase irresponsable".