Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ministerio de Interior niega las denuncias presentadas por Musaví al Consejo de Guardianes

Una reunión de seguidores del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, en la antigua embajada de Estados Unidos en Teherán. EFEtelecinco.es
El Ministerio de Interior rechazó hoy las denuncias por irregularidades que el principal candidato derrotado en las elecciones del pasado 12 de junio, Mir Husein Musaví, ha presentado al Consejo de Guardianes, órgano que debe validar los resultados.
El rechazo ministerial se conoce el mismo día que el líder supremo de la Revolución iraní, ayatolá Ali Jameneí, ha concedido una prórroga de cinco días a los Guardianes para que reciban y examinen las quejas de los tres aspirantes batidos.
Musaví, que ha denunciado al menos siete clases distintas de anomalías, ha pedido la anulación del proceso y la repetición de los comicios.
Entre ellas, destaca "el sellado irregular de las urnas, el cierre de los colegios electorales antes de tiempo, la carencia de papeletas, una posible compra de votos y un desvío en el itinerario de las urnas volantes".
"La reclamación de Musaví contiene contradicciones y carece de pruebas legales concretas", por lo que le pide que deponga su actitud y acepte la derrota.
Los tres candidatos derrotados en la citadas elecciones, celebradas del 12 de junio han presentado hasta la fecha un total de 646 quejas por supuestas irregularidades en favor del actual presidente, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.
El Consejo de Guardianes ha admitido que en al menos 50 ciudades se registró un número mayor de votos que de electores censados.
Sin embargo, ya ha advertido que ni el recuento aleatorio ni el hecho de que haya más sufragios variará sustancialmente el resultado electoral, y que en ningún momento se ha planteado la repetición de los comicios.
"Si hubiera ocurrido una grave ilegalidad en las elecciones, el Consejo habría anulado los votos en las urnas, colegios, distritos o ciudades afectadas, como ya ha hecho en otras ocasiones en elecciones parlamentarias", dijo el portavoz del Consejo Ali Abbas Kadkhodaei.
"Pero afortunadamente, en estas elecciones presidenciales no hemos hallado trazas de fraude masivo. No ha habido violaciones graves. Así que no ha posibilidad de que se anulen los comicios", subrayó.
Los resultados electorales han terminado de dividir el país y puesto de manifiesto las graves disidencias que existen en el seno de la cúpula de poder el país.
Desde que se conociera, Irán es escenario de protestas y de enfrentamientos que hasta el momento se han cobrado la vida de al menos una veintena de personas, según cifras oficiales.