Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa de Moltó, expresidente de CCM: "Pido su absolución para que vuelva a vivir en paz y acabar este calvario"

Anticorrupción pide condenarle a dos años y medio de cárcel y le compara con un "pirómano" que culpa del incendio al bombero
La defensa del expresidente de Caja Castilla-La Mancha (CCM), exdiputado y exportavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Juan Pedro Hernández Moltó, ha reclamado la "pronta" absolución de su cliente para que "recupere la tranquilidad de vivir en paz" y poner fin a un "calvario" que se ha alargado durante los seis años en los que se ha investigado el falseamiento contable de la entidad.
El Juzgado Central de lo Penal ha dejado este viernes visto para sentencia el juicio, en el que la Fiscalía Anticorrupción ha elevado a definitiva su petición de dos años y medio de cárcel para Hernández Moltó y el exdirector general Ildefonso Ortega por un delito societario que habrían cometido al falsear las cuentas de la caja manchega.
Anticorrupción ha solicitado imponerles también una multa de 30.000 euros e inhabilitarles para ejercer cargos de administración o dirección en entidades de crédito o del sector financiero durante el tiempo de su condena.
"El planteamiento de Moltó de culpar al Banco de España, es como el pirómano que echa la culpa al bombero. ¿Quién es el culpable: quien ha prendido fuego o quien ha enviado las cuentas?", se ha preguntado el fiscal Luis Rodríguez Sol.
El representante del Ministerio Público ha advertido además de que el exresponsable del Consejo de Administración era el único miembro con "dedicación exclusiva y retributiva" y sabía "perfectamente" que se enviaron las "cuentas provisionales" en 2008 al supervisor bancario, que motivaron poco después la intervención.
Las acusaciones, ejercidas por Adicae y Caja Castilla-La Mancha, han elevado también a definitiva su petición de penas por delitos de falsedad contable y administración desleal por remitir al Banco de España unas cuentas que no reflejaban la "imagen fiel" de la entidad y actuar de forma "absolutamente" contraria a la práctica bancaria, empresarial y a las propias reglas de la caja. Adicae pide cinco años, mientras que CCM eleva su petición hasta los cinco y medio.
"EL DAÑO YA ESTÁ HECHO"
La defensa del expresidente de Caja Castilla-La Mancha (CCM), exdiputado y exportavoz de Economía del PSOE en el Congreso Juan Pedro Hernández Moltó ha exigido la "pronta" absolución de su cliente "para que, por lo menos, recupere la tranquilidad de vivir en paz y poner fin a este calvario" que se ha prolongado durante los seis años que ha durado el procedimiento.
"¡¿Qué disputa es ésta?! Ellos --las acusaciones-- ya han hecho el daño que querían a Moltó", ha exclamado su abogado, para recordar que al exdirigente socialista se le ha grabado a las puertas del juzgado, se le ha "estigmatizado" y se ha mezclado su imagen con "gente de diferente pelaje". "El daño ya está hecho", ha concluido.
Poco antes, la defensa del exdirigente socialista ha advertido de que las cuentas no representaron ningún "peligro" por ser provisionales y ha concluido que la acusación incurre un "error de bulto" por no cumplirse los requisitos de los tipos penales y la fianza de 140 millones de euros se fijó pese al patrimonio "modesto por haberlo invertido" de su representado.
Caja Castilla-La Mancha fue la primera caja de ahorros española en ser intervenida y nacionalizada, en marzo de 2009, después de que se aprobara un rescate que alcanzó los 9.000 millones de euros. El Banco de España cuantificó en 253,8 millones de euros las operaciones y los perjuicios económicos que los gestores causaron en la entidad.
Anticorrupción sostiene que el 10 de febrero de 2009, con la "aquiescencia" de Hernández Moltó, Ortega envió al Banco de España unos estados financieros y consolidados públicos de la entidad que ignoraron los requerimientos que el supervisor había venido haciendo desde 2004 y no reflejaban su "situación financiera real".