Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monago confía en que más comunidades se unan a la limitación del mandato del presidente autonómico

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha celebrado que este jueves se aprobase en el Parlamento extremeño la ley que limita el mandato del presidente de la comunidad a ocho años, y ha mostrado su confianza en que "con el tiempo" más comunidades se unan a esta regulación.
Una limitación que Monago ha enmarcado en la "normalidad", ya que a su juicio "los tiempos han cambiado, y por lo tanto la clase política también tiene que adaptarse a los nuevos tiempos", ya que según ha dicho, un presidente de comunidad "no deja de ser un gestor al servicio de sus ciudadanos" por lo que es "bueno que tenga un tiempo limitado de mandato".
A su juicio, si un presidente sabe que estará como máximo ocho años en el cargo, "la pasión, la dedicación, el impulso" por su trabajo se generará "en su máxima expresión", por lo que ha insistido en que "es bueno esa medida se haya aprobado" en Extremadura, aunque ha apuntado que "ya existe en otros países".
A preguntas de los periodistas en una rueda de prensa en Mérida, el presidente extremeño ha explicado que "al tener siempre presente que uno tiene una fecha de caducidad, no puede aplazar al futuro determinadas cuestiones que hay que abordar", por lo que en su opinión "se gana más que se pierde".
UN CIUDADANO MÁS
Además, el presidente extremeño ha valorado también la "supresión de privilegios" que se establece en este estatuto, ya que según ha considerado Monago, "al final un presidente de una comunidad es un ciudadano más", que una vez que deja este cargo "se tiene que incorporar a la vida civil".
En ese sentido, el presidente extremeño ha abogado por que la clase política española vaya "avanzando hacia la percepción que hay de la política en otros países de la Unión Europea", donde los políticos son "gestores, representantes", pero "no forman parte de las preocupaciones de los ciudadanos", ha dicho.
Para llegar a esa consideración, "el presidente tiene que ser alguien que se acerque mucho más a lo que es un ciudadano", para lo cual "hay que darle normalidad".
"No obstante, doctores tiene la Iglesia, y algunos dirán que esto no es importante, yo lo respeto, ya estoy acostumbrado a los de siempre", ha concluido Monago.