Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montero (Podemos) cree que España debe negociar en Bruselas mejores condiciones de déficit como Francia y Alemania

La secretaria de Coordinación de Áreas de Podemos, Irene Montero, considera que España, "como cuarta economía de la zona euro", debe negociar en Bruselas, como Francia y Alemania, mejores condiciones para el cumplimiento de nuestro país de su objetivo de déficit, "y no ir a bajarse los pantalones delante de Merkel", ha apostillado.
En declaraciones a los medios en la madrileña plaza de Callao, donde ha protagonizado un acto de Podemos junto al portavoz de la formación en el Senado, Ramón Espinar, Montero ha asegurado que tanto Francia como Alemania "han incumplido en reiteradas ocasiones" sus objetivos de déficit, y cree que nuestro país podría conseguir en Bruselas "bajar el ritmo de reducción del déficit" para que España pueda tener "más dinero en las arcas públicas e invertir más en los servicios públicos".
"Eso, a su vez, revierte en que la economía se reactive, y lo dice el FMI, no Podemos", ha asegurado Montero, muy crítica con las "injustas e ineficaces" políticas de austeridad aplicadas en Europa en los últimos años. "Lo dijo Margallo --ha recordado aludiendo al ministro de Asuntos Exteriores--, nos hemos pasado cuatro pueblos con las políticas de austeridad".
De este modo, la dirigente de Podemos ha asegurado que la propuesta de su formación es emular a los gobiernos de París y Berlín y negociar con la Comisión Europea que nuestro déficit "se reduzca de manera más lenta", una propuesta que no considera "idealista" ni implica "imponer nada", en palabras de Montero.
"Por eso vamos a pelear para ganar las elecciones, para que en España las políticas de austeridad no sean el pan nuestro de cada día", ha proclamado en tono electoralista el mismo día que la Comisión Europea ha decidido aplazar la imposición de eventuales medidas disciplinarias contra España y Portugal por el excesivo déficit presupuestario de ambos países.