Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montilla (PSC) exige a Rajoy pedir "perdón" por impugnar el Estatuto para reconducir el debate sobre Cataluña

Asegura que algunos populares ya admiten en privado que el recurso fue un "error"
El expresidente de la Generalitat y ahora senador José Montilla (PSC) ha considerado este viernes que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, debería pedir "perdón" a los catalanes por impugnar el Estatuto ante el Tribunal Constitucional (TC), para reconducir la relaciones entre Cataluña y el resto de España.
Ha argumentado que este gesto "sería la mejor manera para encarar la solución al problema y facilitaría el diálogo", ya que los catalanes se sintieron humillados por el PP cuando llevó la norma al Alto Tribunal.
Montilla, senador desde 2011, ha asegurado en un desayuno informativo que algunos dirigentes populares admiten en privado que impugnar el Estatuto fue un "error", y ha lamentado que no hagan público este arrepentimiento.
Ha señalado que el recorte de la norma por parte del Alto Tribunal, que se materializó en 2010 y generó una manifestación de rechazo encabezada por él, fue "la gota que colmó el vaso" de la paciencia de muchos catalanes, y algunos abrazaron el independentismo.
Ha asegurado que los populares emprendieron con esa decisión "una campaña de catalanofobia y desprestigio de las instituciones catalanas", generando un problema en el encaje de Cataluña con España que, pese a todo, ve reconducible.
Montilla ha advertido al Estado de que impulsar un frente antiindependentista sólo generaría más partidarios de la independencia, y ha avisado a los soberanistas de que las consecuencias de una separación "serían letales para toda una generación".
Para él, la solución pasa por una reforma constitucional que debería tener, en clave catalana, al menos cuatro pilares: el reconocimiento efectivo de Cataluña como realidad nacional, la clarificación de la distribución de competencias, revisar la solidaridad y garantizar las inversiones en infraestructuras básicas.
CONSULTA Y POLARIZACIÓN
Ha ratificado su apuesta por el 'derecho a decidir' en la misma línea que su partido, es decir, formulado a través de una consulta legal y acordada, y ha asegurado que preguntar a los ciudadanos es "posible" a través de una negociación entre gobiernos.
El expresidente ha apuntado que los referéndums pueden "polarizar" según como se organicen, pero consideraría de política ficción entrar a valorar la consulta catalana porque aún no se sabe si se hará y que formato adoptará.
Valora positivamente el "esfuerzo" de CiU, ERC, PSC e ICV-EUiA para pactar una resolución conjunta sobre la consulta en el Debate de Política General que finaliza este viernes en el Parlamento catalán, y asegurado que no es un acuerdo de mínimos.
Ha lamentado que en este debate el presidente Artur Mas haya insistido en criticar la gestión del tripartito porque no lo ve "ecuánime", y, sobre la Via Catalana de la última Diada, ha calificado de impresionante la movilización que generó.
Al acto del Forum Europa han asistido el líder del PSC, Pere Navarro; el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà; el exalcalde de Barcelona y exministro Narcís Serra; el presidente de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve (CiU), y su antecesor, Antoni Fogué (PSC).