Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montilla pide a Puigdemont diálogo con el Gobierno y abrirse a la reforma constitucional

Reclama al nuevo presidente que no sea un "gobernante tutelado o sin autonomía"
El expresidente de la Generalitat y senador José Montilla (PSC) ha pedido este martes al nuevo jefe del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, que dialogue con el próximo Gobierno central que se forme y se abra a una reforma constitucional.
"Si sustituyéramos a ambos lados el 'estamos hartos' por un 'hablemos' seguro que podríamos salir adelante", ha expuesto en un artículo en 'La Vanguardia' recogido por Europa Press, donde felicita al presidente catalán y a su gabinete por sus nuevas responsabilidades.
Montilla afirma que la reforma de la Constitución estará en la "agenda española" sea quien sea el próximo presidente del Gobierno, y concluye que esto es una oportunidad que la Generalitat no debe dejar escapar.
"El problema territorial no se puede resolver sin adaptar la Constitución a las nuevas demandas de nuestra sociedad", afirma, y defiende la celebración de un referéndum para avalar un nuevo pacto constitucional.
Montilla sostiene que el expresidente Artur Mas y el presidente en funciones, Mariano Rajoy, "no eran agentes de la solución, sino parte del problema" y cree que la sustitución de ambos --la de Mas es segura, la de Rajoy no-- junto con la reforma de la Constitución pueden mejorar el encaje catalán.
"Desde Catalunya se puede optar por ignorarlo. Sin embargo, si hay interlocutores inteligentes a ambos lados de la mesa, podríamos considerar que es una buena oportunidad que hay que aprovechar", concluye sobre el nuevo escenario político.
"ESPERANZA"
Pide a Puigdemont que rehuya la agitación y se dedique a gobernar, marcando perfil propio en sus decisiones que le conviertan en un presidente que "huya de cualquier imagen o gesto que le proyecte como un gobernante tutelado o sin autonomía".
"Prefiero abonar esta esperanza que resignarme a un horizonte de bloqueo institucional que sería lesivo social y económicamente y letal para nuestro autogobierno", sentencia.