Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro y UPN escenifican un acercamiento en el Congreso y confían en encontrar una solución al conflicto de Volkswagen

El titular de Hacienda aclara que la suspensión del recurso podría alargarse hasta un año y no tiene que limitarse a 60 días
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y el diputado de UPN Carlos Salvador han escenificado este miércoles en el Congreso un acercamiento entre el Estado y el Gobierno de Navarra y han manifestado su confianza en encontrar una solución al conflicto abierto entre ambas administraciones por el IVA de Volkswagen.
Montoro y Salvador han debatido sobre las relaciones entre el Estado y el Ejecutivo navarro después de la reunión mantenida ayer en Pamplona en la que las autoridades de ambas administraciones acordaron la suspensión del recurso presentado por el Gobierno ante el Tribunal Supremo sobre la recaudación del IVA de Volkswagen entre los años 2007 y 2011.
Sin embargo, el ministro ha hecho hincapié en que este acuerdo de suspensión no significa que se vaya a encontrar una solución a la devolución del IVA de la multinacional en 60 días, periodo que fija el proceso judicial para poder llegar a un acuerdo, sino que ese plazo podrá ser ampliado si las dos partes manifiestan su voluntad de llegar a un acuerdo.
"El asunto del IVA devengado no es fácil", ha dejado claro Montoro insistiendo en que nadie debe "asimilar" que el plazo para resolver la cuestión es de dos meses. Según ha explicado, ese es el plazo inicialmente marcado por resolución judicial, pero puede alargarse "hasta un año" desde su presentación "siempre que las partes negociadoras expresen su voluntad de llegar a un acuerdo".
SE NEGOCIARÁ DENTRO DEL CONVENIO ECONÓMICO
Este periodo más amplio es que el permitirá, según ha insistido el ministro, "tranquilizar a todos" sobre esta "deuda pendiente" dentro de las relaciones financieras entre el Estado y Navarra e integrar el asunto dentro del nuevo cálculo del cupo para el próximo periodo, para lo que se seguirá negociando dentro de la comisión coordinadora del Convenio Económico.
Y además, ha pedido que nadie vea ninguna "tentación centralizadora" por parte del Gobierno detrás de este contencioso "y mucho menos" limitadora de la capacidad fiscal de la Hacienda foral navarra.
Según ha recordado, se trata de un asunto detectado desde el año 2011 y para el que la reunión de ayer fue "muy importante" para rebajar "cualquier tipo de tensión". A su juicio, su negociación dentro del convenio navarro permitirá llegar a una solución gracias a "la que Hacienda Foral no sufra las consecuencias de esta deuda y el Estado garantice sus ingresos".
"Encontraremos una solución, no convirtamos este elemento en una diferencia y hagamos un uso inteligente de él para que sea una manifestación más de lealtad entre ambas administraciones", ha deseado después de la intervención del diputado de UPN plagada de alusiones y llamadas a la colaboración y la lealtad.
NUNCA DEBIÓ SALIR DEL DEBATE POLÍTICO
El diputado navarro ha coincidido en que el encuentro "recondujo" el problema del IVA de Volkswagen y lo devolvió al foro de debate político, del que ha reconocido que a su juicio "nunca debería haber salido".
Salvador ha apostado por una relación "cordial, respetuosa y normativa" entre las autoridades navarras y las estatales y ha explicado que la actitud del Gobierno foral será la de "firmeza" en la defensa de sus convicciones pero basándose en "una cultura de pacto" que no le harán caer en "dogmatismos ni confrontación interesada".
En este marco, ha arremetido contra la oposición del Parlamento navarro, a la que ha acusado de "aprovechar" la situación de crisis y la minoría con la que cuenta el Ejecutivo de Yolanda Barcina para aprobar leyes que no cuentan con el aval de los letrados de la Cámara y después tienen que ser recurridas por el Estado.
HABRÁ VOTACIÓN EN EL CONGRESO
Y por ello ya ha anunciado que someterá a la votación del Congreso una moción consecuencia de interpelación que insista en algunas cosas "obvias" como las relaciones de cordialidad y lealtad entre ambas administraciones, la realidad foral navarra o la vigencia del Estado de las autonomías.
Montoro ha coincidido en destacar los logros de la estructura autonómica española y ha enmarcado en la normalidad las discrepancias. "Si no aparecieran, habríamos llegado a la perfección. Y eso no existe en ningún lugar del mundo", ha reconocido.
Por su parte, el diputado de Amaiur Sabino Cuadra ha rechazado esta "escenificación" entre Montoro y Salvador y ha reprochado que no han concretado nada de los tres asuntos pendientes entre Navarra y el Estado: "las constantes leyes recurridas, la reclamación del IVA de Volkswagen y el próximo convenio que se tiene que negociar".
Además, ha subrayado la "insistencia" de Montoro en dejar claro que el Gobierno no retirará el recurso, sino que se aplazará. A su juicio, esto significa que el Estado lo utilizará como "un elemento de chantaje continuo" durante la negociación y "oculta a los ojos de la ciudadanía navarra".