Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morenés afirma que el Brexit y todo lo que suponga "desunir" afecta a la seguridad

El ministro de Defensa en funciones apuesta por que el próximo Gobierno que resulte de las elecciones incremente el gasto en Defensa
El ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, ha asegurado que el Brexit y "todo lo que suponga desunir" afecta "fundamentalmente a la economía, pero también a la seguridad, sin duda", y ha señalado que es algo que no solo cree él, sino también "el Gobierno británico, el norteamiericano y la OTAN".
Morenés ha hecho estas declaraciones durante un contacto con los medios de comunicación a bordo del Buque de Asalto Anfibio (BAA) Castilla, en el transcurso del ejercicio SOFEX-16, en el que unos 400 militares de los tres ejércitos han simulado el rescate e intercambio de siete rehenes capturados por un enemigo ficticio.
Al ser preguntado por la conveniencia de que el próximo Gobierno que resulte de las elecciones generales incremente el presupuesto en Defensa, ha señalado que los ministros de su ramo siempre están convencidos de que "un esfuerzo mayor en la Defensa es un elemento necesario", y no se trata de una posición personal, sino de una posición "solidaria" con el resto del mundo.
Por ejemplo, ha explicado que este miércoles se puso sobre la mesa en la OTAN que hay un compromiso derivado de la cumbre de Cardiff en la que los países, más o menos, tenían que hacer un esfuerzo del 2 por ciento sobre el PIB, lo que ha considerado "razonable" en un escenario "muy complicado".
"Nosotros hemos parado la sangría que recibimos, hemos incrementado un poco los presupuestos de Defensa pero debemos ir avanzando en el sentido de dotar a las Fuerzas Armadas de lo que necesitan", según Morenés, quien ha resaltado que la inversión en Defensa no solo revierte en la seguridad, sino también en la economía.
Y es que los programas de tecnología militar, además de servir también para programas civiles, producen un beneficio en la economía que se ha medido "matemáticamente", según el ministro, quien ha remarcado que el sector genera 20.000 puestos de trabajo directos en España de la más alta cualificación tecnológica, que "es lo que da consistencia al desarrollo industrial de un país", y otros tantos indirectos.
MANIOBRA DE RESCATE DE REHENES
El ministro de Defensa ha destacado que el simulacro ha servido para comprobar, una vez más, dos elementos "clave" de las Fuerzas Armadas españolas: la capacidad de acción conjunta y la capacidad de desarrollar instrumentos de la defensa nacional adecuados, cada vez más, a los riesgos y amenazas actuales.
El ministro ha ensalzado que la capacidad conjunta de las Fuerzas Armadas españolas permite que sean "muchísimo más eficientes" y que, posteriormente, se puedan incardinar en ejercicios combinados con otros países.
Ha adelantado que el general que actualmente se ocupa del Mando de Operaciones Conjuntas, será en 2018 el mando responsable del componente dentro de la OTAN para estas operaciones.
Por otro lado, ha destacado que las operaciones especiales tienen una "virtualidad esencial" y, al igual que un rescate de rehenes, se pueden producir otros ejercicios, porque las amenazas "cambian a tiempo real".
De hecho, ha ensalzado que los cuerpos de operaciones especiales son las unidades que representan el "signo de los tiempos" desde el punto de vista militar junto a la Inteligencia y a la Ciberdefensa, sin perjuicio de que las fuerzas convencionales "siguen siendo fundamentales y perfectamente válidas".
Ha recordado que este martes y miércoles recibió por parte de la OTAN instrucción sobre la nueva estructura y las nuevas capacidades que va a desarrollar la Organización y la capacidad de proyección y estabilidad en soporte de aliados como puede ser la UE.
"La situación en la OTAN está focalizada en un ámbito de 360 grados que no solo tiene que ver con su posición geográfica sino también con las diferentes formas que adopta la amenaza hoy en día", ha destacado.
En este sentido, ha señalado que Murcia es "ejemplar" en el operativo de la defensa nacional, y ha puntualizado que España es un país "reconocido en la OTAN", donde manda la primera fuerza de operación rápida, que es "la punta de lanza de la eficacia de esa organización".
Asimismo, ha subrayado que España está "en todas y cada una de las operaciones que la UE está desarrollando en el mundo para garantizar nuestra paz y estabilidad".
Morenés ha afirmado que el Ejército español no se ha tenido que ocupar "por ahora" de una operación como la simulada este jueves, aunque ya se preparó en su día para una operación similar en la que el comandante que hoy ha mandado la operación "tuvo un papel relevante".
Además, ha destacado que el Ejército español está en Irak y Afganistán, donde ha tenido experiencias de este tipo a través de las fuerzas de operaciones especiales. Ha recordado que España tiene presencia en Líbano, Turquía, en Somalia, en el Sahel, en Malí, en Senegal, en Gabón y en República Centroafricana con "diversas capacidades militares".
Porque España, según Morenés, "tiene que ser capaz de garantizar su propia seguridad como todos los países responsables del mundo, pero también de garantizar la seguridad de nuestros socios y aliados, así como la de aquellos países que, desgraciadamente, no cuentan con los instrumentos esenciales con los que tiene que contar un Estado para garantizar la seguridad de sus ciudadanos".
"Estamos viendo que aquellos países que son inseguros no tienen ningún tipo de futuro en otros ámbitos de la actividad humana", según Morenés, quien explica que, por ejemplo, estas naciones no disponen de una economía "próspera", porque la seguridad "garantiza la estabilidad".
Por ello, subraya que el bienestar del que "gozamos en todos los ámbitos, como la economía, valores, principios, libertad, paz o Justicia, están sostenidos por una estructura en la que la seguridad forma parte esencial".
"Sabemos que el mundo está revuelto y que la desestabilización la tenemos cada día más cerca y que no es una broma", por lo que "tenemos que hacerle frente", según el ministro, quien puntualiza que esa amenaza hoy tiene la forma del terrorismo pero en otro momento tuvo la forma de la guerra "híbrida" en Crimea" o la situación en Oriente Medio.
El terrorismo, el narcotráfico, el tráfico ilegal de personas o de armas, según Morenés, también forman parte de esta amenaza, porque "todo se pone de acuerdo para hacer el mal y nosotros tenemos que hacerle frente".
No obstante, ha señalado que los ejercicios prácticos como el desarrollado este jueves "permiten poner a prueba la capacidad humana y de nuestro material". Lo único que no hay es un "enfrentamiento real", pero "todo lo demás es como si lo hubiera.
Incluso, ha explicado que el simulacro cuenta con árbitros que deciden si los terroristas secuestradores han ganado la batalla o no con el fin de que todo el personal sea perfectamente consciente de que lo que hace tiene una virtualidad real en un futuro inmediato.
El ejercicio simulaba un enfrentamiento entre dos hipotéticos países, Iberia y Celtia, ambos fronterizos y con una relación degradada. Entre medias, otro país llamado Bética actuaba contaba con grupos terroristas bajo influencia 'celtia' que quieren "desestabilizar el país". Todo ello desembocaba en que un grupo terrorista llamado 'Nubia Libre' secuestraba ocho rehenes de Iberia, liberados exitosamente por el ejército en el operativo.
Ha sido coordinado por el Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE), y han intervenido un Equipo Operativo de Operaciones Especiales (SOTU) del Mando de Operaciones Especiales del Ejército de tierra (MOE), otro del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas del Ejército del Aire (EZAPAC) y otro de la FGNE.
Además, han participado dos helicópteros Tigre, dos Chinook y un cougar de FAMET, así como un Superpuma y dos SH3D Seaking de la Flotilla de Aeronaves de la Armada y un avión C-295 (T-21),