Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morenés cree que Colau pecó de "falta de educación" con los militares

El ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, cree que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, mostró falta de respeto, en lo institucional, y falta de educación, en lo personal, al decir a representantes del Ejército que preferiría que no tuvieran stand en el Salón de la Enseñanza. "Ya saben que nosotros preferimos, como ayuntamiento, que no haya presencia militar aquí, simplemente porque creemos que hay que separar los espacios", les dijo.

La decisión fue respaldada por el ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y actual miembro de Podemos, José Julio Rodríguez, alegando que es una decisión que aprobó el pleno del Ayuntamiento, una opinión a la que Morenés ha replicado que "aquí cada uno se retrata en la medida de lo que piensa y lo que opina".
En declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press, Morenés ha opinado que Colau mostró "un desprecio y una actitud de lejanía" por una institución de un modo "absolutamente gratuito". Además, ha avisado de que tener este tipo de actitudes por razones políticas "lleva a perder el respeto institucional por un lado y la educación por otro", y ambos, respeto y educación, son elementos clave de la democracia.
A su modo de ver, frente a la falta de respeto de la alcaldesa, los militares que la escucharon sí estuvieron a la altura de las circunstancias y de la institución a la que representan, una institución cuyos miembros "ponen su vida al servicio de que los demás podamos disfrutar de nuestra libertad".
Morenés también ha explicado que lo que el Ejército muestra en el Salín de la Enseñanza son las diferentes posibilidades de acceder a la carrera militar y de adquirir en ella conocimientos que serán útiles para el caso de que después uno se decida a abandonar la carrera militar y dedicarse a trabajar en la vida civil.
Según ha relatado, ahora mismo hay unas 20 solicitudes por cada plaza que se oferta para acceder al Ejército, fruto de la "naturalidad de la vocación militar" y también de la crisis económica.
El ministro en funciones no ha avanzado si es previsible que en el futuro España tenga que implicarse más en operaciones militares en Irak, Siria, Libia o en África subsahariana, pero sí ha recalcado que España no puede eludir la responsabilidad de garantizar su seguridad, y la estabilidad internacional. "El país que no entienda eso estará al margen del concierto de las naciones", ha dicho.