Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morenés dice que las autoridades militares de las bases y el Gobierno no tienen "potestad" en el personal civil

Gutiérrez Limones acusa al Gobierno de ofrecer 'Relaxing café con leche in the Base de Morón tomorrow morning' a EE.UU.
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha subrayado este martes que ni las autoridades militares de las bases de Morón de la Frontera (Sevilla) y Rota (Cádiz) ni el Gobierno español tienen "potestad" en la gestión del personal de 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la empresa encargada del mantenimiento, servicios y catering de las instalaciones que continúa con su proceso para despedir a trabajadores civiles españoles.
"La empresa, por la menor actividad de la fuerza aérea y en pleno ejercicio de su capacidad de gestión, decidió en 2010 una reducción progresiva de personal en una negociación compleja. Ni las autoridades militares de la base ni el propio Gobierno tienen potestad en la gestión de personal de la empresa ni en su relación con los asalariados", ha defendido el ministro.
En esa línea, ha subrayado que la labor del Gobierno español es la "vigilancia" del convenio de cooperación para la Defensa entre Estados Unidos y España y ha añadido que su departamento, "además de esa vigilancia, está en contacto con la Embajada de EE.UU." por este asunto y ha recordado que las autoridades de las bases han recibido a los representantes de los trabajadores "para tratar de apoyarles en la solución este conflicto".
Por su parte, el senador socialista y alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, ha rechazado la idea de Morenés y ha defendido "que no es una decisión de carácter laboral sino política" que augura que el Gobierno americano quiere cambiar el modelo de instalación que tiene en España por "uno más parecido al que tienen en América central, con instalaciones cerradas, que no tributan en el Estado, con trabajadores americanos que no pagan impuestos y con mano de obra barata".
El socialista ha mantenido que los marines han empezado su entrenamiento para la intervención en Siria ocupando los puestos de los españoles que están en huelga, en alusión a las denuncias del comité de empresa de que los marines estarían "usurpando" las labores de los trabajadores españoles que han parado y ha defendido que los vecinos no entienden que, "padeciendo los peligros de la instalación militar, lo único que tienen, que es el empleo, también se pierda".
"RELAXING CAFÉ CON LECHE IN THE BASE"
Ironizando sobre los contactos del Gobierno español con las autoridades americanas para el mantenimiento de esos puestos de trabajo, el senador ha previsto que tal vez los americanos "no hayan entendido muy bien" al Ejecutivo, a la vista del manejo del inglés que caracteriza a algunos de los representantes políticos españoles.
En ese punto, imitando las peculiares declaraciones de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, durante la presentación de la ciudad como candidata a organizar los Juegos Olímpicos de 2020, Gutiérrez Limones ha dicho que tal vez lo transmitido por España a EE.U. haya sido 'Relaxing café con leche in the Base de Morón tomorrow morning' o 'Romantic dinner in the Base de Rota...'.
La alusión a la controvertida intervención de Botella y también la propia pronunciación en inglés del alcalde de Alcalá de Guadaíra han arrancado sonoras carcajadas entre los senadores presentes en el pleno.
Tras ello, Gutiérrez Limones ha pedido a Morenés que emplee el "patriotismo del que tanto hace gala" para dirigirse al Gobierno americano y decirle que "a los españoles nos parece una indecencia que mientras tienen permiso para usar la Base de Morón, echen fuera a miles de trabajadores". "Somos aliados y socios pero bajo los principios de lealtad y compromiso", ha añadido.
Tras escucharle, el ministro ha reprochado al alcalde que no se ocupara de los trabajadores cuando era su partido el que gobernaba y le ha acusado de caer en el error de "mezclar la seguridad nacional con la laboral". "Es el ejercicio de menos patriotismo, el patriotismo empieza con la seguridad de la gente", ha concluido.