Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moreno (PP): "No quepa la menor duda de que si hay un nacional fuera intentaremos repatriarlo"

Admite que el caso de Teresa Romero está influyendo en el cambio de protocolos
El portavoz del PP de Sanidad en el Congreso de los Diputados, Rubén Moreno, ha querido dejar claro este viernes que "no quepa la menor duda de que si hay un nacional fuera (contagiado de Ébola) intentaremos repatriarlo", siempre que sea lo mejor para el paciente.
Así lo ha asegurado en declaraciones de los medios en Valencia, donde ha señalado que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que "los nacionales contagiados sean repatriados a sus países para ser tratados". "Esta es probablemente la única opción que tienen los países, la otra opción es dejarles allí morir", ha agregado.
En cualquier caso, ha transmitido un mensaje de "tranquilidad" a la población, ya que en su opinión, "hay demasiada información, demasiado ruido de fondo y demasiada distorsión que hace que la población se preocupe" pero ha defendido que "el sistema sanitario español es capaz, y lo está haciendo, de controlar una crisis como ésta".
En grupo de mayor riesgo, ha precisado, es el personal sanitario porque tiene contacto directo con los pacientes pero para protegerles existen "protocolos internacionales claros", ha puntualizado. No obstante, estos "tienen que estar revisándose continuamente para mejorar" y "de hecho, se va a mejorar a partir de ahora, después de este último caso, no sólo para España sino también para el resto de Europa".
En este sentido, ha admitido que el caso de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada del virus del ébola, "sin ningún género de dudas está influyendo, claro" en el cambio en el protocolo de actuación para hacerle frente.
Así, se plantean cambios en el seguimiento del personal sanitario en riesgo por contacto con pacientes. "Hasta ahora, se iban a su casa, se tomaban temperatura dos veces al día y en caso de ascendiera comunicaban eso a su supervisor. Lo que cambia ahora para España y lo está proponiendo al resto de la UE para que cambien los protocolos a nivel mundial es que esos profesionales acudan al servicio de prevención de su hospital mañana y tarde para que se les tome la temperatura, los vea un médico y evitar que alguien que inicialmente pueda estar contagiado se le escape".
Pero "los accidentes, incluso con todo el escenario más favorable de seguridad, pueden ocurrir", ha apuntado.
Ahora, "es responsabilidad del Gobierno que se evalúe todo el proceso" que se ha llevado a cabo estos días. "Es uno de los principales objetivos de la ministra", ha asegurado, "y después sacaremos conclusiones de todo tipo: técnicas, de mejorar procedimientos, y las responsabilidades a que hubiera lugar".
Se trata de "determinar exactamente cómo se ha procedido y si ha habido algún momento que no se ha procedido de forma correcta que tenga las consecuencias que tenga que tener".
En cuanto al tratamiento de Teresa Romero, el portavoz popular ha recordado que el virus del ébola no tiene tratamiento hoy en día. "Hay tratamientos experimentales de los cuales España tiene todos disponibles". En estos momento, Teresa Romero está siendo tratada con suero y plasma de pacientes que han pasado la enfermedad y por tanto han desarrollado defensas y se pueden trasladar a la paciente, con un antiviral aprobado en Japón para la gripe que podría funcionar aquí y con una versión previa del ZMAB que es una generación previa de estos anticuerpos.
"El resultado de la evolución de Teresa va a depender de la capacidad que su organismo tenga para responder a los tratamientos que tenemos y que son experimentales", ha dicho.
DECLARACIONES "POCO AFORTUNADAS" DE RODRÍGUEZ
Respecto a las declaraciones del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, --que acusó a la enferma de mentir y ocultar información-- Moreno ha admitido que "fueron unas declaraciones muy poco afortunadas, desde luego yo no las hubiera hecho, y en todo caso y eso queda dentro de lo no aceptable dentro de un caso como este y en cualquier caso".
Sin embardo, ha considerado que "en estos momentos la obligación de la Administración autonómica que tiene a su cargo los pacientes está en resolver los problemas médicos y dar respuesta y tratar a los pacientes".
"Dicho eso, --ha continuado-- lo que tenga después que evaluarse en cuanto a declaraciones poco afortunadas, en cuanto a procesos que no se hayan ajustado o sí, para eso está el proceso de investigación en curso, la evaluación de esos procesos". Eso "quedará ya para parte el debate político, que pedir responsabilidades, dentro de esa locuacidad que tiene la gente hay algunos que ya han empezado, pero bueno pues muy bien". A su entender, en crisis de salud como esta todos deben tener una "prudencia exquisita".
MATO "AL PIE DEL CAÑÓN"
Por último, el portavoz del PP de Sanidad en el Congreso ha defendido la gestión de la ministra de Sanidad, Ana Mato. "No se le puede echar en cara es que no esté presente, lo ha estado todo este verano con los procedimientos cuando nadie preguntaba, ha estado al pie del cañón y en su responsabilidad, la obligación que tiene de coordinar a las CCAA".