Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La empresa de la base de Morón acusa a un sindicalista de fotografiar un caza y UGT avisa de una "persecución"

El presidente del comité dice que el secretario general de la sección de UGT es objeto de "persecución y vigilancia estricta"
José Armando Rodríguez, presidente del comité de empresa de Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la sociedad que gestiona los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, ha denunciado la "persecución sindical" que sufre, supuestamente, el miembro del comité de empresa y secretario general de la sección sindical de UGT, Fernando Martínez.
"El caso de persecución sindical al que está siendo sometido el compañero es paradigmático de cómo se entienden las relaciones laborales en EEUU", indica el presidente del comité en un comunicado. Añade que "cuando los norteamericanos observan que hay representantes de los trabajadores que cumplen con su obligación de defender los derechos laborales de la plantilla española, en VBR se lo toman como un desafío a su autoridad y hacen todo lo posible por amedrentar".
En el caso de Fernando Martínez, los hechos por los que ha sido amonestado por VBR como "falta grave", según Rodríguez, se refieren a una supuesta infracción por pretender fotografiar un caza F-22 de las Fuerzas Aéreas de EEUU. Dicha acusación, según el presidente del comité, es "incierta, ya que Fernando Martínez en ningún momento pretendió toma una fotografía porque, como se ha demostrado, no tenía dispositivo alguno para hacerlo".
"No es la primera vez que este compañero ha sido sometido a persecución y vigilancia estricta por parte de sus jefes, y hay que recordar que el trabajador es un civil español, no un militar norteamericano, pero una vez más, se ve quién manda realmente en la Base de Morón".
El propio afectado indica que siente que su situación es insostenible pues ya VBR empezó incluyéndolo en dos de los tres expedientes de despido colectivo y en su trabajo percibe como "le vigilan y escrutan todo lo que hace". "Como no tolero esta actitud prepotente, he interpuesto una denuncia ante la Inspección de Trabajo de Sevilla".
Desde MCA-UGT, el secretario provincial de Sevilla, Manuel Ponce, muestra su "preocupación porque una empresa norteamericana no respete los derechos de los representantes de los trabajadores y se les acose sistemáticamente".
Añade que "esta falta de respeto en suelo español por parte de EEUU se hace más evidente con los tres ERE ejecutados por la empresa desde 2010 (mediante los que han despedido a 250 trabajadores españoles), así como la total falta de información en relación a un protocolo de seguridad frente al ébola después de que el Gobierno de España haya autorizado el uso de las instalaciones de la Base de Morón por parte de EEUU en la lucha frente a dicho virus en los países del África Occidental".