Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere tras dispararse el policía atrincherado en Alcobendas (Madrid)

El inspector de Policía que se encontraba atrincherado desde la tarde de este martes en un restaurante chino de Alcobendas (Madrid) por un problema personal ha fallecido después de dispararse con su arma reglamentaria tras cerca de diez horas de encierro, han informado a Europa Press fuentes policiales.
Los hechos han ocurrido en el restaurante Yin He, situado en el número 123 de la calle Marques de Valdavia, donde se encerró sin rehenes y amenazó con quitarse la vida. En el suceso no se han registrado otros heridos. Los dueños del local procedieron a llamar a la Policía y tanto los comensales como los trabajadores del restaurante salieron a la calle.
Hasta ese lugar se desplazaron dos negociadores y dos psicólogos de la Policía Nacional y miembros de los GEO. También una ambulancia del Summa en modo preventivo. Tras dispararse, los sanitarios accedieron al local para tratar de reanimar al agente, sin éxito.
Durante todo el encierro el inspector se mostró poco receptivo con los negociadores y en un primer momento accedió tan sólo a comunicarse vía WhatsApp con el exterior. En el intento de que depusiera su actitud, hasta el lugar se desplazó también un subinspector de Policía amigo suyo con quien estuvo conversando desde el interior del restaurante, según las fuentes consultadas.
POR UNA INFIDELIDAD
Estas fuentes precisan que el motivo que le llevó a esta situación extrema fue el conocimiento de una infidelidad de su mujer con la que tenía dos hijos. El inspector había dejado una nota de despedida que despertó la alerta de sus compañeros, quienes trataron de localizarle, sin éxito.
Al no encontrarle, la Policía procedió por seguridad a localizar a su mujer y sus hijos, quienes han permanecido en todo momento bajo la protección de los agentes.
El fallecido es un inspector de Policía de entre 45 y 46 años de edad, que se encontraba destinado en la división de Formación y Perfeccionamiento de la Policía Nacional y no consta que tuviese problemas mentales ni adicciones de ningún tipo.
El edil de Seguridad de Alcobendas, Luis Miguel Torres, confirmó una vez conocerse el encierro que se habían producido tres disparos en el interior del establecimiento pero que no había ni heridos ni rehenes por parte del agente.
Las autoridades procedieron a acordonar la zona. El edil señaló que al principio hubo una "situación con rehenes", en referencia a los trabajadores, pero que luego el inspector se quedó solo en el interior del local. Este hecho ha generado una gran sorpresa entre sus compañeros, quienes le definen como "un buen policía".