Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nicaragua concede el asilo a líder indígena peruano refugiado en su embajada

Un centenar de personas protesta ante la Embajada de Nicaragua en Lima (Perú), donde se refugia el líder indígena amazónico Alberto Pizango, perseguido por la justicia por los delitos de rebelión y sedición, entre otros. EFEtelecinco.es
Nicaragua concedió hoy el asilo político al líder indígena peruano Alberto Pizango, refugiado en la embajada nicaragüense en Lima y acusado de instigar los enfrentamientos que han dejado al menos 33 muertos.
El embajador de Nicaragua en Perú, Tomás Borge Martínez, informó hoy en Managua de la concesión del asilo a Pizango, quien se refugió el lunes en la sede diplomática en Lima, a la espera de que la cancillería emita un anuncio oficial.
Los delitos de los que se le acusa a Pizango y por los que rige una orden de búsqueda y captura de la fiscalía de Lima son los de sedición y homicidio calificado, y ataque a las fuerzas armadas, cargos que podrían derivar en una sanción de hasta 35 años de cárcel, de acuerdo con juristas.
Borge señaló que el caso de Pizango "tiene todas las características de ser un asunto político" y está siendo examinado por la Organización de Estados Americanos (OEA) y por el Congreso peruano.
"Nuestra única alternativa, teniendo en cuenta el espíritu solidario que tiene el presidente (de Nicaragua) Daniel Ortega con los que se supone son perseguidos políticos, es otorgarle el asilo político al señor Alberto Pizango", dijo Borge.
Al ser preguntado si la decisión de otorgar el asilo político a Pizango complicará las relaciones con el Gobierno del presidente de Perú, Alan García, Martínez afirmó: "No lo sabemos".
Borge, único superviviente de los fundadores del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), declaró que pedía "la comprensión" al Gobierno de Lima por la decisión tomada.
Sin embargo, destacó que "hasta ahora no ha habido ninguna reacción negativa ni molestia especial de parte del Gobierno de Alan García".
Sobre un posible traslado de Pizango a Managua, el diplomático nicaragüense dijo que todo depende de la rapidez con que el Gobierno peruano otorgue el salvoconducto al líder indígena peruano.
En declaraciones a medios peruanos, el embajador de Nicaragua en Perú afirmó que Alberto Pizango se sentía "amenazado, perseguido y buscaba refugio para su protección personal".
Borge señaló que la embajada de Nicaragua no se encargó de trasladar a Pizango hasta el consulado para refugiarlo, sino que él llegó personalmente y entró fácilmente en la delegación puesto que no había "ninguna suspicacia" sobre su persona.
Poco después de que Borge informara sobre la concesión del asilo a Pizango, decenas de personas celebraron ante la embajada de Perú en Managua la decisión del Gobierno de Daniel Ortega.
Los manifestantes, entre ellos ciudadanos peruanos y miembros de la juventud del gobernante FSLN, se mostraron satisfechos en un comunicado por esta "decisión soberana" del Ejecutivo nicaragüense.
Jorge Bustamante Chávez, de la comunidad peruana en Nicaragua, dijo a Efe que prepararán la llegada del líder indígena a Managua, que prevén se produzca en "unos días".
Respecto a este asunto, Borge había asegurado anteriormente que todo depende de la rapidez con que el Gobierno peruano le otorgue un salvoconducto al líder indígena para trasladarse a Nicaragua.
Durante la manifestación, que se desarrolló sin incidentes, los participantes intentaron entregar a funcionarios de la sede diplomática peruana un comunicado en el que expresan su apoyo a la decisión del Gobierno de Ortega de otorgarle asilo a Pizango.
Los manifestantes, que también se hicieron acompañar por indígenas de la comunidad nicaragüense de Monimbó, en el sur del país, dejaron el documento en la embajada, al no recibir respuesta de ningún miembro de la sede diplomática.
En la manifestación de profirieron gritos de "asesino" contra el presidente García, a quien compararon con el dictador nicaragüense Anastasio Somoza Debayle, depuesto por la fuerza de las armas por guerrilleros sandinistas el 19 de julio de 1979.
También recalcaron que la manifestación no era "política", en alusión a las críticas que atribuyen el conflicto violento ocurrido en Perú a una supuesta estrategia de "desestabilización" del presidente venezolano, Hugo Chávez, en la región.
Ortega es el principal aliado de Chávez en Centroamérica.
Las protestas en el departamento de Amazonas, al noreste de Perú, comenzaron en abril cuando el Gobierno García promulgó una legislación que otorga derechos de explotación minera a compañías extranjeras que, se espera, invertirán miles de millones de dólares en esa región.
Estas protestas alcanzaron su momento más violento el pasado viernes, cuando el intento de desbloqueo de la carretera Belaúnde Terry, en la provincia amazónica de Bagua, derivó en enfrentamientos que, según cifras oficiales, se saldaron con 33 muertos, disturbios que Pizango es acusado de instigar.