Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesor fiscal de Nóos, Miguel Tejeiro, declara ante el juez

El asesor fiscal de Nóos, Miguel Tejeiro, declara ante el juezEFE

El juicio que se celebra por el caso Nóos prosigue con el interrogatorio de otros cinco testigos, después de que el martes arrancase la ronda de testificales con la declaración de un total de nueve. Entre ellos, está prevista la comparecencia del exsecretario y asesor fiscal del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro, para quien le fueron retiradas las acusaciones al inicio de la vista oral y en el que han descargado todas las responsabilidades económicas tanto Iñaki Urdangarin como Diego Torres.

Sin embargo, Tejeiro, en el escrito de defensa que presentó en su día de cara al juicio, señalaba que en ningún momento tuvo poder de decisión alguno en Nóos como tampoco tuvo participación societaria ni formó parte de los órganos de administración del conjunto de mercantiles propiedad de Urdangarin y Torres. De hecho, alegaba que no llevó a cabo ninguna conducta delictiva ni intervino en los hechos investigados.
Junto al exasesor también están citados su hermano Luis Tejeiro, el exempleado de Nóos Juan Carlos Molinero -a quien también han derivado responsabilidades en cuanto a las negociaciones de los distintos convenios rubricados por el Instituto con las Administraciones públicas-, el empresario Carlos Medina y Naroa Marcos.
Cabe recordar cómo en su escrito de defensa Tejeiro aseguraba que aceptó el cargo de secretario "'ad honorem' y sin retribución económica" puesto que constituía "un honor y un privilegio social" formar parte de la junta directiva de la entidad "por la relevancia institucional de su composición personal" -entre sus componentes se hallaban la Infanta Cristina y Urdangarin-.
El inculpado señalaba que su designación y pertenencia al Instituto Nóos no significaba ni carga de trabajo ni dedicación efectiva "en tanto no se celebraban materialmente ni reuniones de su Junta Directiva ni de la Asamblea de la asociación". Del mismo modo, su letrado alegaba que Tejeiro no perteneció a comité ejecutivo alguno del Grupo Nóos, "cuya existencia hasta desconoce".
" Su vida profesional se desarrolló al margen de esa asociación y demás mercantiles, sin intervención alguna en la actividad que desarrollaban", incidía el abogado, de tal modo que "pese a su condición de licenciado en Derecho no asesoró ni conoció la condición contractual" del Instituto con las Administraciones públicas, de las que Nóos cobró 6,2 millones de euros, la mayor parte de cuyo destino fue presuntamente desviado a las empresas de Urdangarin y Torres.
Según recordaba, "con idéntico carácter formal y 'ad honorem'" fue designado secretario de la Fundación Areté, en la que no acometió actividad alguna, y secretario no patrono de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, considerada por los investigadores sucesora del Instituto Nóos.
En este contexto, afirmaba en su escrito que la asociación y el conglomerado de sociedades confiaron la gestoría fiscal, laboral y contable al Bufete Medina-Tejeiro, al que pertenecía. En relación al ámbito contable, señala que "no intervenía materialmente" en él y que la función "se limita y constriñe a la pura introducción mecánica del ingreso y gasto a partir de los soportes girados de facturas recibidas y emitidas".