Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Normalidad en Libreville a la espera de la repatriación de los restos del presidente Bongo

La normalidad es hoy la tónica en Libreville, la capital de Gabón, donde se espera antes del próximo fin de semana la llegada de los restos del presidente gabonés Omar Bongo, fallecido ayer en una clínica de Barcelona, tras más de cuatro décadas en el poder.
"Las actividades transcurren con normalidad en la capital, donde la población se dedica con tranquilidad a sus ocupaciones", aseguró desde Libreville por teléfono a Efe Louis Claude Musumba, periodista y comentarista político gabonés.
Los funcionarios de la administración han acudido a sus oficinas, que se encuentran abiertas, y las escuelas públicas y privadas también funcionan con normalidad, pese a los 30 días de luto oficial decretados por el Gobierno, subrayó Musumba.
Musumba indicó que, pese a que ayer muchas personas compraron gran cantidad de vituallas y otros productos esenciales en previsión de eventuales problemas, hoy los comercios y mercados han abierto sus puertas y los transportes públicos funcionan con normalidad.
El anuncio de la muerte de Bongo despertó el lunes un sentimiento de angustia en muchos habitantes de Libreville, que invadieron los mercados y repostaron de combustible sus vehículos por temor a una posible escasez.
También ayer, algunas oficinas de la administración gabonesa se vieron abandonadas, por el temor de los funcionarios a que la muerte del presidente genere situaciones de violencia.
El Ministerio de Defensa gabonés decretó ayer el cierre de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas, y anunció la puesta en alerta y el despliegue de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.
Sin embargo, en Libreville, señaló Musumba, la vigilancia es discreta y no se observa ningún despliegue militar excepcional.
El ministro de Defensa gabonés, Ali Ben Bongo, hijo del difunto gobernante, pidió anoche "calma" a la población en un mensaje emitido por la televisión estatal.
La misma televisión difundió anoche un debate en el cual participaron responsables de varios partidos políticos, incluyendo un representante del gobernante Partido Democrático Gabonés (PDG), que coincidieron en afirmar que se respetará la Constitución del país en lo que se refiere al modo de transmisión del poder.
Según la Constitución de Gabón, le corresponde a la líder del Senado, Rose Francine Rogombé, de 66 años, asumir la Presidencia Interina hasta las elecciones, que según la Carta Magna se deben convocar en un plazo de 45 días.
Sin embargo, según señaló a Efe Musumba, "será muy difícil convocar los comicios en un plazo de 45 días, ya que no se ha revisado el padrón electoral, que es objeto de profundas discrepancias entre el Gobierno y la oposición".
La revisión del padrón electoral, agregó Muumba, suele durar un mínimo de dos meses, por lo que considera "razonable un plazo de tres meses para poder celebrar unas elecciones libres y transparentes".