Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama estará en España el 24 y 25 de mayo de 2010

La reunión a la que asistirá Obama será una de las citas más destacadas del mandato español en el primer semestre de 2010 junto con la cumbre entre la UE y América Latina y Caribe, que tendrá lugar una semana antes -17 y 18 de mayo- también en Madrid.
Otro encuentro de especial relevancia será la II cumbre de la Unión por el Mediterráneo, que tendrá como sede Barcelona los días 5 y 6 de junio. Estas citas se recogen en la agenda, aún provisional, diseñada a falta de tres meses para el comienzo de la presidencia europea.

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, comenzará a preparar esta cumbre en la reunión que tendrá con Obama el próximo 13 de octubre en la Casa Blanca.
Por número de asistentes, la reunión más concurrida será la de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y América Latina y Caribe. En ella el Ejecutivo se quiere volcar por el papel de puente que España hace entre ambas regiones.
El Gobierno también está trabajando para el éxito de la cita UE-Centroamérica, prevista para el 1 y 2 de febrero en Madrid con un formato más reducido de invitados.
El calendario de la presidencia incluye los dos Consejos Europeos habituales en Bruselas -25 y 26 de marzo y 24 y 25 de junio-, al que se une un tercero que el Gobierno ha programado en Sevilla el 26 y 27 de febrero con carácter informal, aunque sin concretar el motivo de la cita.
Andalucía acogerá otro de los eventos destacados, al haberse decidido que sea Granada la sede de la I cumbre UE-Marruecos los días 7 y 8 de marzo en formato "troika" (presidencia de turno, Consejo Europeo y Comisión Europea).
Aún está por confirmar qué ciudad acogerá la reunión UE-México, a la que aspira Santander.
 
EBP