Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama agradece a Bishkek su ayuda en Afganistán pese al cierre de la base de Manás

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. EFEtelecinco.es
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envió una carta a su colega kirguís, Kurmanbek Bakíev, para agradecerle su contribución a la estabilización de Afganistán, pese a su decisión de cerrar la base aérea estadounidense de Manás.
Obama "expresó su agradecimiento al pueblo y a las autoridades kirguises por sus esfuerzos para la estabilización en Afganistán y la lucha contra el terrorismo internacional y el narcotráfico", informó el servicio de prensa de la Presidencia kirguís.
El presidente estadounidense abogó por "un ulterior reforzamiento de la cooperación bilateral" en otros terrenos, para lo que adelantó que enviará a ese país centroasiático a un representante de su administración.
Coincidiendo con el mensaje de Obama, el ministro de Asuntos Exteriores kirguís, Kadirbek Sarbáyev, aseguró hoy que Bishkek no reconsiderará su decisión de clausurar la base de Manás.
"La decisión de denunciar los correspondientes acuerdos para el uso de la base de Manás ya está tomada y es irreversible", dijo, según las agencias rusas.
Al mismo tiempo, Sarbáyev subrayó que Kirguizistán "está interesado en participar en el tránsito de cargamentos no militares hacia Afganistán", en el que ya toman parte Rusia, Kazajistán y Uzbekistán.
Bakíev promulgó el pasado 20 de febrero la ley sobre el cierre de la base, la única con la que cuenta Estados Unidos en Asia Central, lo que supone un duro revés a la campaña antiterrorista aliada en Afganistán.
En abril pasado, el presidente kirguís promulgó otra ley que revocaba los acuerdos suscritos con España y otros diez países que tienen tropas desplegadas en la base, que se encuentra a pocos kilómetros de Bishkek.
Además de España, Francia, Italia, Holanda, Australia, Polonia, Turquía, Dinamarca, Noruega, Corea del Sur y Nueva Zelanda suscribieron entre finales de 2001 y principios de 2002 acuerdos bilaterales con Kirguizistán para el emplazamiento de tropas y equipos en Manás.
Tanto las tropas estadounidenses como las españolas y las de los otros diez países deberán abandonar la base, a disposición de la coalición desde diciembre de 2001, a mediados de agosto.
Manás acoge en torno a un millar de soldados estadounidenses y aliados, además de varios aviones cisterna y de transporte militar, vitales para el suministro de las tropas desplegadas en Afganistán.
La base kirguís aumentó en importancia cuando las fuerzas estadounidenses abandonaron en noviembre de 2005 la base militar uzbeka de Karshi-Janabad, cercana a la frontera con Afganistán, por exigencias del presidente de Uzbekistán, Islam Karímov.
Tras el anunciado cierre de Manás, Washington ha tenido que pedir permiso a Rusia, Kazajistán, Uzbekistán y Tayikistán para tender un corredor a través de sus territorios, con el fin de hacer llegar los suministros a sus tropas desplegadas en Afganistán.