Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama pide "buena fe" en la discusión de la reforma del sistema de salud

El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió hoy "buena fe" a republicanos y demócratas en la discusión de la reforma del sistema de salud, uno de los pilares de política interna de su Gobierno.
Obama invitó a miembros de ambos partidos a reunirse la próxima semana para analizar el proyecto.
"Espero que vengan con un espíritu de buena fe", señaló en su habitual discurso radiofónico de los sábados.
"No quiero que esta reunión se convierta en un teatro político en el que cada parte formule declaraciones preparadas de antemano y trate de marcar puntos políticos", agregó.
"En cambio, solicito a los miembros de ambos partidos que traten de encontrar un terreno común en un esfuerzo por resolver un problema que ha estado con nosotros durante generaciones", señaló.
El debate, y la aprobación en última instancia de la reforma, quedó en entredicho el mes pasado tras la victoria en una elección especial de un republicano que ocupará la banca en el Senado dejada por Ted Kennedy quien murió de cáncer cerebral en agosto del año pasado.
Con esa derrota, el Partido Demócrata perdió la mayoría de 60 votos en el Senado la cual le permitía bloquear maniobras dilatorias de la oposición y el estancamiento del proyecto.
Obama inició su discurso con referencias a mensajes de las compañías de seguros de salud a sus clientes en las que se les notificaba del aumento este año de sus primas.
El presidente indicó que si se mantiene la situación y no se reforma el sistema los beneficiados serán las empresas de la industria de seguros y los perdedores todos los estadounidenses.
"Esa situación empeorará si no actuamos (...) y con el tiempo veremos que los vertiginosos aumentos de la atención médica serán el mayor factor de nuestros déficits federales", advirtió.
El presidente manifestó que aceptaba algunas propuestas planteadas por sectores republicanos para incluir en el proyecto y expresó su esperanza en "que tanto republicanos como demócratas lleguen a buen puerto respecto a estas y otras ideas".
La próxima semana es la oportunidad de reformar "finalmente nuestro sistema de salud para que beneficie a las familias y las pequeñas empresas", añadió.
"Lo que está a prueba no es sólo nuestra capacidad de resolver este problema, sino nuestra capacidad de resolver cualquier problema", indicó.