Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama resalta la lucha de los disidentes cubanos y pide su liberación

Obama celebró la actitud de "estos hombres y mujeres valientes que se han alzado para luchar por el derecho del pueblo cubano de determinar libremente el futuro de su país". EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de EE.UU., Barack Obama, aprovechó hoy el galardón concedido por una organización privada a cinco disidentes cubanos para destacar la valentía de los que mantienen en la isla la lucha en defensa de las libertades y pedir su liberación.
En un comunicado reiteró su "sincera esperanza" en que todos los presos por motivos políticos sean liberados y se les permita participar en el "futuro democrático" de Cuba.
El comunicado de Obama se refiere al Galardón por la Democracia que ha dado este año el National Endowment for Democracy, una organización privada estadounidense que recibe fondos del Congreso y que tiene entre sus objetivos promover la democracia en el continente americano.
El galardón de este año ha recaído en Jorge Luis García Pérez, Jose Daniel Ferrer García, Librado Linares, Iván Hernández Carrillo, y Iris Tamara Pérez Aguilera, todos ellos pertenecientes a movimientos pacíficos en pro de la democracia en Cuba. Varios permanecen encarcelados por su disidencia política.
En un comunicado, Obama celebró la actitud de "estos hombres y mujeres valientes que se han alzado para luchar por el derecho del pueblo cubano de determinar libremente el futuro de su país".
"Como ocurre con demasiados de sus compatriotas, cuatro de estos individuos han sido injustamente encarcelados por defender las libertades fundamentales que el resto disfrutamos en las Américas", dice el presidente.
Desde que llegó al poder, el Gobierno de Barack Obama ha tratado de buscar un acercamiento hacia Cuba, lo que le ha llevado a tomar medidas como levantar las restricciones de viajes y de envío de remesas a los cubano-estadounidenses.
A cambio, Washington ha exigido a La Habana que corresponda a estas acciones con gestos concretos que no se han producido, como la liberación de los disidentes políticos, el respeto de los derechos de sus ciudadanos y que permita la libertad de culto, de expresión, de prensa y de viaje, entre otros.