Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Operación más importante desde 2007 contra la mafia rusa

En la primera fase de la "Operación Avispa",la Policía detuvo en Cataluña, Murcia, Málaga y Alicante a 28 personas, la mayoría cabecillas de la mafia rusa, acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta. Entre los detenidos había cinco presuntos 'capos' rusos, trece georgianos, uno alemán y tres testaferros españoles, de los que supuestamente se valieron para crear sociedades instrumentales desde las que blanqueaban dinero.
Los detenidos formaban parte de la "más alta categoría de la criminalidad" de los países del Este, los llamados "Vor Z Konen" (ladrones de ley).
El 23 de noviembre de 2006 se produjo la segunda fase de la "Operación Avispa", con nueve detenidos. Todos ellos, blanqueaban grandes cantidades de dinero, en su mayoría procedente del juego ilegal de casinos en Rusia. Entre los arrestados estaba el máximo responsable de la red y coordinador financiero de la organización, el ucraniano Oleg Vorontsov y otras nueve personas de nacionalidad ucraniana, rusa, georgiana y española, que integraban una red financiera de blanqueo de capitales.
El último coletazo de la operación "Avispa" se produjo en julio del año pasado con la detención del ex subdelegado del Gobierno en Barcelona Eduard Planells por su presunta relación con la mafia ruso-georgiana.
Otras operaciones en 2006 y 2001
Otra operación destacada por el número de detenidos se produjo el 18 de abril de 2006, cuando la Policía detuvo a un centenar de personas en Almería, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Granada y Zaragoza que integraban una organización dedicada a introducir ilegalmente en España a mujeres rusas para su explotación sexual.
Mucho antes, el 15 de febrero de 2001, la policía española, en colaboración con la rusa, detuvo en Castelldefels (Barcelona) a Sergei Butorin y Marat Poliansky, jefe y lugarteniente, respectivamente, de una de las más importantes organizaciones mafiosas de Rusia. Ambos estaban reclamados por INTERPOL acusados de 35 asesinatos y fueron extraditados a Rusia en 2003. EPF