Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La viuda de Ordóñez critica a "los terroristas convertidos en pacificadores" como Otegi

Lamenta que "los nuevos líderes surgidos en platós" se refieran a él "como un gran político y un preso de ideas"
Ana Iribar, viuda de Gregorio Ordóñez, dirigente del PP asesinado por ETA, ha criticado a "los terroristas convertidos en pacificadores", en referencia al secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, y ha lamentado que, quienes antes "empuñaban las armas", ahora "se exhiban impúdicos con la boca llena de paz y las manos sucias de sangre". También ha arremetido contra "los nuevos líderes surgidos en platós" que se refieren a Otegi "como un gran político y un preso de ideas".
Iribar ha realizado estas declaraciones durante el acto de entrega del Premio 'Gregorio Ordóñez', celebrado en San Sebastián, que, en esta edición, ha sido otorgado al líder opositor venezolano Leopoldo López.
En presencia del presidente de FAES, José María Aznar, la viuda de Ordóñez ha dicho que el expresidente del Gobierno central hoy "está mucho más en su casa" en Euskadi que "etarras como Arnaldo Otegi". Además, ha lamentado que "los nuevos líderes surgidos en platós y en casas de okupas se refieren al etarra Otegi como un gran político, como un presos de ideas", en alusión a los dirigentes de Podemos como Pablo Iglesias.
"Recordemos lo que ha costado a este sociedad, en la vasca especialmente, el simple hecho de llamar a las cosas por su nombre", ha añadido, para reclamar que "nunca más una sociedad calle entre asustada y cómoda".
A su juicio, no se puede "consentir que se pervierta la verdad" porque "estos terroristas convertidos en pacificadores, estos miserables 'perdonavidas', tienen la osadía de seguir hablándonos de paz, de camuflar sus delitos de terrorismo dentro de su cínico conflicto vasco".
"Nuestros asesinos ni tienen vergüenza ni se sienten responsables de sus crímenes. Por eso, ni se ocultaban entonces cuando empuñaban las armas ni se ocultan ahora, se exhiben impúdicos con la boca llena de paz y las manos sucias de sangre", ha añadido.
SIN OLVIDAR
Por ello, ha instado a que no olvide "quiénes son realmente". "Su sola visión es humillante, no solo para cualquier víctima del terrorismo, sino para la sociedad entera. Para cualquier democracia que se precie, quienes les apoyan hoy con iguales de miserables", ha añadido.
A su juicio, "Defender la derrota de ETA es defender también la derrota de su discurso, que no puede ocupar el espacio público". "Solo así impediremos su triunfo y hagámoslo sin ira, sin rencor, sin resentimiento, con el relato real de los hechos y con la Ley", ha señalado.