Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otegi cree que parte del "lobby" abertzale que se reúne el sábado en Bilbao acabará diluido

Quiere que la izquierda abertzale abra "canales discretos con sectores de víctimas"
El secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, ha augurado que el lobby que se reunirá en asamblea el sábado en Bilbao --un grupo de expresos y exhuídos de ETA-- se acabará sumando a la izquierda abertzale que apuesta por la vía pacífica y que él representa: "Hago una predicción: en parte esa gente en un determinado lapso de tiempo estará con nosotros otra vez".
"Vienen a conformar una especie de grupo de opinión, una especie de lobby que tienen un planteamiento político", ha dicho este miércoles en una entrevista del 'Ara' recogida por Europa Press.
Ha dicho que "es gente que disiente desde hace unos años de la nueva estrategia" pero les ha preguntado qué plantean frente a la opción que defiende el propio Otegi: la ruptura con España en términos independentistas, democráticos, pacíficos y de izquierda.
Sobre si ese grupo puede ser una semilla de escisión o incluso de vuelta a la violencia, ha contestado que "ellos mismos han dicho que no apuestan por la vuelta a la lucha armada" y afirman que en sus asambleas no ha estado encima de la mesa.
Otegi admite que la estrategia pacífica de la izquierda abertzale ha tardado en llegar porque había que partir de una base lo más amplia posible y vencer resistencias internas: "¿Por qué hemos tardado tanto? Porque hemos traído a todos a este escenario".
Sobre sus propios objetivos, Otegi prioriza precisamente consolidar esa estrategia; después, "el tema de los presos, el desarme, etcétera", lo que sitúa en los próximos meses y años; y en tercer lugar, construir una gran alternativa independendista vasca, de manera parecida al proceso soberanista catalán.
Cree que en uno o dos años se puede avanzar mucho "si la izquierda abertzale es capaz de abrir canales discretos con sectores de víctimas", con discreción, serenidad y profundidad, ha dicho.
"Exponiendo también desde nuestro punto de vista los límites que tenemos, porque los tenemos, porque nos puede generar problemas", ha añadido.
"Asumo que nuestras posiciones políticas han generado sufrimiento", ha admitido, y asume también que habrá que dar más pasos, pero ha añadido que el Estado también ha generado sufrimiento, aunque augura que no lo reconocerá.
PEDIR PERDÓN
Al preguntársele entonces si habrá un momento en que será políticamente útil pedir perdón, ha respondido: "Puede serlo", aunque ha matizado que no será pronto.
"Todavía queda un tramo para hacer eso", ha avisado, y ha vaticinado que, aun así, habrá quien no tenga suficiente con que se pida perdón, porque hay quienes pretenden que ningún gesto sea suficiente, ya que miran siempre al pasado, según él.
En cuanto a quién quiere seguir con el terrorismo, ha constatado que sigue habiendo sectores que siguen defendiendo la violencia: "Esos sectores existen; son muy minoritarios, muy marginales, pero están ahí".
Pese a todo, sostiene que ETA ha dejado las armas porque la izquierda abertzale ha cambiado al decir que hay que superar la estrategia armada.
En cuanto a los presos de ETA, ha dicho que "quien puede hacer mejor apología de la estrategia pacífica es quien empuñó las armas", porque eso les da autoridad --ha dicho-- para defender esta tesis, y ha asegurado que el 99,9% de expresos quieren la vía pacífica.
Otegi cree que el desarme definitivo implica que el Estado disuelva los operativos policiales que tiene por el mundo para evitarlo: según él, "el Estado español no tiene ningún interés en que ETA se desarme", y además augura que la agresividad estatal aumentará cuando llegue el desarme.