Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otegi dice entender ahora a quienes recibieron la llamada para anunciarles que ETA les había matado un ser querido

Asegura que su "conciencia" le dice que "el final de la lucha armada tenía que haberse dado mucho antes"
El exportavoz de Batasuna y secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, ha asegurado que vivir la muerte de su madre desde prisión le ha llevado a "entender a aquellos que sufrieron la violencia armada de ETA y un buen día les llamaron para decirles por teléfono que un ser querido había fallecido". Ha añadido que no le importa lo que opine la gente, sino lo que opina su conciencia, y admite que esa conciencia le dice que "el final de la lucha armada tenía que haberse dado mucho antes".
En sendas entrevistas concedidas a ETB 1 y a ETB 2, recogidas por Europa Press, el líder abertzale dice haberse hecho "todavía más humano en la cárcel". "Yo considero que la sociedad vasca exigía que el final de la lucha armada se diera mucho antes, y cuando hablamos de autocrítica, hay gente que cree que tienen que hacerla ETA o los militantes de ETA", ha señalado antes de referirse a los dirigentes de la propia izquierda abertzale: "tenemos también una responsabilidad propia con nuestro país y con nuestra gente".
Otegi, que en ningún momento califica de terrorismo las acciones de ETA, aclara que esa autocrítica no llegará porque se lo pidan "las élites políticas o económicas del país, sino por la gente" y aboga por "desdramatizar" esa autocrítica porque "fortalece los proyectos políticos y la honestidad de los dirigentes políticos".
El dirigente de Sortu ha asegurado que ha empatizado con las víctimas en los años que ha pasado en prisión. "Hay que alcanzar un día el estadio de pensar que todas las víctimas son de todos, y la izquierda abertzale está trabajando en ello. Me da la impresión de que en el otro hipotético lado no han alcanzado ese estadio de reflexión", ha indicado.
AMIGOS DEL PP
Ha reiterado que se alegra "de corazón de que la gente que sufría las acciones de ETA viva hoy más tranquila". "Tengo grandes amigos entre quienes han sido víctimas de ETA, por ejemplo, Jesús Eguiguren, o gente del PP que no voy a mencionar porque no sé si les voy a hacer mucho favor", ha apuntado.
Estas declaraciones son parecidas a las que pronunció en el homenaje que le hicieron en Elgoibar donde se congratuló "de que haya mucha gente que vivía con escolta, y vivía acosada, según decían ellos, que hoy puedan vivir en paz y en libertad".
En su opinión, la izquierda abertzale "ha hecho mucho" en el tema de convivencia. "Yo he llegado a mi pueblo y mi pueblo ha sufrido los avatares de todo tipo de violencia, también de la de ETA, y me he encontrado con una sorpresa muy agradable, la gente ha sabido reconocer el esfuerzo que hicimos en su día por apostar por la paz y un nuevo escenario", ha apuntado.
"Ahora hay que instalarse en una dinámica que la haga más consistente y yo creo que nosotros daremos los pasos adecuados para eso", ha asegurado, al tiempo que ha denunciado a quienes, a su juicio, quieren "mantener una situación especialmente crispada". "Nosotros no vamos a rehuir hablar del pasado, pero nos interesa hablar del futuro porque nosotros tenemos un futuro en el que entra la convivencia, desdramatizando un poco todos estos debates, que hay que aceptarlos de manera civilizada", ha indicado.
En cuanto al papel de ETA, ha reiterado la versión de la izquierda abertzale de que la banda "ha manifestado en numerosas ocasiones que está dispuesta al desarme", pero el Estado no quiere "implicarse" y eso es "una 'rara avis' a nivel mundial".
SE ARROGA HABER TRAÍDO LA PAZ
En esta línea, ha dicho que ello le confirma en que los del 'caso Bateragune' fueron detenidos porque trajeron "la paz a este país" y plantearon "que la lucha armada, la violencia o el terrorismo, como le dicen algunos, tenía que desaparecer de este país y eso no le convenía al Estado".
Otegi también ha hablado sobre su candidatura a lehendakari y le proyecto de la izquierda abertzale. En ese sentido, ha afirmado que lo que él necesita es "un proyecto fuerte para ofrecérselo al pueblo", tras lo cual, "será posible hablar de elecciones", porque, según ha asegurado, no está en política "para ser candidato a lehendakari".
El dirigente abertzale no entiende por qué "los que sostienen que el deseo de independencia se ha debilitado", algo que no comparte, "tienen tanto miedo a preguntar a la gente". A su entender, "lo que sí falta es un proceso independentista".
"VAMOS A TOMAR LAS COSAS CON DEPORTIVIDAD"
"Nuestro objetivo es formar una amplia mayoría favorable a la independencia y, luego, el pueblo decidirá. Nosotros vamos a tomar las cosas democráticamente y con deportividad. Hay que desdramatizar estas cosas. Si el pueblo no quiere, no seremos independientes, pero estoy convencido de que Euskal Herria va a ser independiente", ha asegurado.
Arnaldo Otegi considera que se ha depositado "demasiada responsabilidad" en su persona y que la sociedad "tiene cuestiones mucho más prioritarias" que el hecho de que él vaya a ser el candidato a lehendakari. "En todo caso, yo no soy de los que rehuye sus responsabilidades. Yo aportaré mi granito de arena", ha explicado.
A su juicio, "lo que este pueblo necesita es un proyecto liberador". Por ello, ha abogado porque el independentismo "aclare ese proyecto". "Yo no estoy aquí para hacer carrera política. Lo que yo necesito es un proyecto fuerte para ofrecer a los vascos. Teniendo eso, ya podemos hablar de elecciones, pero no me interesa hablar de eso sin tener un proyecto claro. No estoy en política para ser candidato a lehendakari, sino para liberar a este pueblo y ofrecer un proyecto integral, y a eso me voy a dedicar", ha asegurado.
Arnaldo Otegi ha afirmado que "solo se puede vivir en un Estado decente si los vascos" logran "su propio Estado". "No lo digo porque el Estado español sea indecente 'per sé', sino porque no tiene ningún mecanismo capaz de evolucionar hacia un modelo de Estado que respete nuestros derechos nacionales y sociales", ha puntualizado.
Por ello, ha anunciado que se pasará "un tiempo más escuchando a la gente que hablando" con ella. "La labor fundamental que yo debería hacer es construir colectivamente con la gente un proyecto independentista y socialista", ha aseverado.
Preguntado por si se siente con fuerza para ser candidato a lehendakari, ha respondido: "Yo me siento con fuerza para eso y para todo lo que me echen encima".
PRESOS Y HUIDOS
Asimismo, ha instado a "utilizar todos los instrumentos" para que, tanto presos como huidos, puedan regresar a Euskadi. No obstante, ha señalado que, al final, es una decisión que "los propios presos tienen que tomar".
Sobre el tema de la legalidad, ha considerado que, quien "la fuerza para no aplicarla, es el Estado". Por ello, ha emplazado a poner "un principio de sentido común encima de la mesa" porque la violencia de ETA "terminó hace años".
"Hay casi 400 presos y hay centenares de refugiados. La cuestión es si compartimos entre todos que tienen que volver a sus casas. Y, si compartimos esa base, el cómo y el qué es una cosas discutible, y al final, quien tiene que decidir son los presos", ha insistido.