Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV, ERC y Geroa Bai piden siete millones para reactivar la Ley de Memoria Histórica

El Partido Nacionalista Vasco, Esquerra Republicana y Geroa Bai han presentado varias enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado para 2015 para que incluyan partidas específicas por valor de más de siete millones de euros destinadas a proyectos relacionados con la recuperación de la Memoria Histórica, después de que el Gobierno haya suprimido toda dotación presupuestaria en esta materia.
Según las enmiendas parciales registradas por los grupos y consultadas por Europa Press, el PNV pide dedicar cuatro millones para "toda clase de gastos relacionados con el desarrollo de iniciativas" aprobadas para el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.
De su lado, Geroa Bai reclama dos millones de euros por el mismo concepto, mientras que ERC plantea destinar un millón para indemnizar a los miembros de las antiguas agrupaciones del ejercito guerrillero antifranquista, conocido como 'maquis'.
Los independentistas catalanes proponen que ese dinero salga de los Presupuestos del Ministerio de Defensa puesto que, según argumentan, "fueron básicamente la Guardia Civil y el Tercio Móvil del Ejército Español quienes se enfrentaron a los luchadores por la democracia".
DEMOLICIÓN DE UN MONUMENTO FRANQUISTA
En paralelo, ERC quiere que la cuentas públicas para el año que viene reserven 100.000 euros para la demolición del monumento franquista de Sa Feixina, en Palma de Mallorca, que se erigió en homenaje a los marinos del Crucero Baleares, responsable entre otros del bombardeo de población civil de Málaga, cuando huía de la ciudad sitiada.
También solicitan una partida de 50.000 euros para garantizar el "normal funcionamiento" del Centro Español de Moscú, lugar de reunión de los 'niños de la guerra' que fueron exiliados a la capital rusa, y que está bajo amenaza de desahucio porque sus usuarios carecen de fondos para afrontar la subida del alquiler decretada por el ayuntamiento moscovita.